Bogotá

Así van los puertos del mundo en adaptación al cambio climático

El consultor de Bain & Co., Diego García, explica cuáles son los principales retos.

Barcos con bajas emisiones en el mundo

En el 2020 los barcos marítimos deberán usar un combustible con máximo 0,5 % de contenido de azufre.

Foto:

Krisztian Bocsi. Bloomberg

19 de abril 2018 , 09:02 p.m.

La industria naviera y de transporte marítimo es una de las más contaminantes del mundo. Pero su dinámica juega a favor de la adaptación frente al cambio climático. Así lo explica Diego García, consultor de la firma Bain & Co., en entrevista con EL TIEMPO. El experto visitó Cartagena en el 21° Congreso de Naturgás (marzo pasado).

¿El transporte marítimo cómo combate el cambio climático?

Hay un acuerdo de la Organización Internacional Marítima, el protocolo de Marpol: puso de acuerdo a los actores y países para reducir los contenidos de azufre en los combustibles para uso marítimo. Lo máximo que puedes usar es un combustible con 3,5 % de azufre, en el 2020 será de 0,5 %.

¿Qué combustibles garantizan menores emisiones?

El gas, que contamina mucho menos. No tiene azufre y no emite partículas contaminantes (más allá del CO2). En general, el transporte marítimo usa combustibles de baja calidad y con alto impacto ambiental. Suele ser el material sobrante de las refinerías.

También está el oil gas, que es entre 40 y 50 % más caro que el gas. Entonces, el gas es más eficiente en costos, aunque haya que convertir los motores; pero el costo de operación a largo plazo es menor, el gas cuesta menos. Por ahora, el almacenamiento es más difícil y caro, se debe tener a una temperatura baja, y no en todo el mundo hay puertos donde puedas tanquear gas.

¿Quiénes marcan la vanguardia internacional en esa adaptación?

En costas de Estados Unidos y Canadá, mar del Norte y mar Báltico, donde ya se implementó una exigencia de 0,1 por ciento de azufre, máximo. Eso les demanda otros combustibles o uso de tecnología de limpiadores, que se ponen en las chimeneas, y con agua que circula capturan partículas de azufre; esa agua se va a un recipiente y cuando llega al puerto lo descarga, lo que genera aumento de costos de carga.

Convertir grandes barcos cuesta entre 5 y 7 millones de dólares. Pero llega la compensación económica siete años después.

¿Cuáles ciudades son líderes en infraestructura con gas?

En cuanto al gas, en Europa se está avanzando más, la mayoría de puertos en ciudades que tienen plantas de regasificación han desarrollado importante infraestructura. Róterdam, Marsella, Bilbao, Gijón, Barcelona, los puertos de países nórdicos y Amberes tienen opción para cargar ese gas a los barcos.

Los puertos de Los Ángeles y Singapur, de los más grandes del mundo, también. Singapur está incentivando su puerto para convertirse en un centro de carga de gas dentro del sudeste asiático, bajarán la tasa portuaria en un 25 % a quienes llegan a cargar allí de esa manera. Operadores de las plantas y del puerto, con el Gobierno, se alían.

¿Y el resto del mundo?

El tema es incipiente, y se inició con barcos de cabotaje y ferris, que no van de puerto en puerto internacional sino en movimientos más reducidos (dentro de las costas nacionales). En Argentina hay un ejemplo de una empresa que presta el servicio de ferri entre Buenos Aires y Montevideo (Uruguay), y uno de estos es de gas. Se llama Buque Bus. Visualmente, incluso, se nota menos contaminación con humareda.

¿Y Colombia?

En Cartagena hay una planta de regasificación importante, y la ciudad cuenta con uno de los puertos más grandes del sur del Caribe. Esa infraestructura se podría aprovechar, teniendo en cuenta la cercanía del canal de Panamá, y que la tendencia es que barcos de gran calado y de apoyo se conviertan a gas. Aclaro, convertir grandes barcos cuesta entre 5 y 7 millones de dólares. Pero llega la compensación económica siete años después. Colombia debe pensar en hacer sus cambios, pues aquí llegan muchos barcos de contenedores de todo el mundo.

¿El proceso de reconversión mundial cuánto durará?

La industria naviera está muy consolidada, las grandes cargas son movidas por unas seis empresas en todo el mundo y reaccionan rápido a los cambios, más cuando pueden ver que logran bajar costos. No se va a demorar 20 años.

¿Para el 2050, usarán energía eléctrica o eólica?

No, creo que el gas tiene aún muchos años, por densidad energética. Una cosa es que puedas convertir tu carro y tener una red eléctrica a la mano para cargarlo, como en Estados Unidos, donde hay electrolineras por todo lado. ¿Pero replicar eso en el mar? Cómo, hoy no existe. Los carros tienen autonomías de 200 a 300 kilómetros, ahora imagine las distancias de los barcos. Habrá que esperar a ver qué se desarrolla.

¿Qué opina de las renovables?

El gas seguirá con un mercado en el transporte y lo domiciliario, también en el renglón de petroquímicos. Y las renovables tienen un futuro grande, crecen día a día, cada vez son más competitivas en lugares donde hay radiación solar alta (para generación de energía eléctrica con paneles solares) o vientos constantes (energía eólica). Aunque no son tan masivas aún, tienen un desafío de instalación de red.

FELIPE MOTOA FRANCO
En Twitter: @felipemotoa
BOGOTÁ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA