Bogotá

Hablan, Aceco y Compufácil, contratistas de elefante blanco de ETB

Encargados de operar centro de datos dicen que han cumplido y que lo pueden demostrar.

Data Center Alma

Así se veía ayer el centro de datos Data Center Alma. ETB contrató un estudio con la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem) que concluyó que hay fallas en la estructura.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

06 de septiembre 2017 , 02:54 a.m.

Dos de los principales contratistas de un centro de datos (data center) de 60.000 millones de pesos de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) –que según la Contraloría Distrital se convirtió en un elefante blanco porque quedó sin terminar hace más de un año– explicaron su participación en el frustrado proyecto.

El pasado 27 de agosto, EL TIEMPO conoció que la construcción del centro comenzó sin licencia, quedó en obra negra un año después de contratado y los equipos tecnológicos que debían entregarse en funcionamiento terminaron almacenados en bodega y sin prestar ningún servicio.

La firma brasileña Aceco TI, que el pasado gobierno contrató el 28 de mayo del 2015 para la obra civil, el suministro de bienes, servicios de instalación, configuración, pruebas, estabilización y puesta en funcionamiento, negó que hubiese abandonado la obra, como aseguró la actual administración de la ETB en denuncias que hizo en la Contraloría Distrital y en la Fiscalía.

Sin embargo, otra cosa piensa la firma colombiana Compufácil, con la que se contrató el 2 de septiembre del 2015 el suministro de los bienes, el licenciamiento del uso del software, el servicio de instalación, configuración, implementación, pruebas, puesta en producción, estabilización y capacitación, dijo que si el centro de datos no está funcionando es culpa de los incumplimientos de la ETB y de Aceco que presentó atrasos en la construcción de la obra.

Las dos firmas recibieron alrededor de 15.000 millones de pesos que, según ellas, corresponden a trabajos realizados y equipos entregados,
y exhiben las actas del supervisor del contrato y de la interventoría.

Lo que dice Aceco

Aceco TI tenía 180 días para entregar las obras civiles (a partir de junio del 2015) que le permitieran a Compufácil instalar los equipos, pero asegura que no pudo cumplir por fallas de la ETB en el 2015, como la no entrega a tiempo los diseños y cambios de los mismos en el camino. Lo atribuye a que se contrató como interventor a la firma que diseñó el proyecto, Data Center Consultores de Costa Rica. “Después la obra se retrasó porque el interventor no aceptaba reconocer “serios defectos” que sufrían los diseños”, dice el constructor. Aun así, afirma que el avance de ejecución es de tres cuartas partes del proyecto. También, que si la obra comenzó sin licencia fue por orden de la ETB y muestra el documento en el que recibió la instrucción de empezar porque la licencia estaba en trámite.

Niega haber abandonado la obra el 1.° de abril del 2016, como denuncia la ETB, y muestra un documento del 22 de septiembre del mismo año en el que la actual administración le impidió ingresar al frente de trabajo.

No obstante, en el registro del libro de obra figura que desde marzo del 2016 se reseñaron suspensiones de trabajos de los subcontratistas que se quejaban porque no tenían con qué pagar las nóminas y por falta de materiales. El 4 de abril hay una anotación que señala: “Se retiran contratistas de acabados, topografía, proveedores de mano de obra”.

El caso Compufácil

La firma Compufácil también exhibe actas en las que el supervisor y el interventor certifican la recepción de los equipos tecnológicos que en el contrato inicial debía entregar funcionando.

Asegura que la ETB le ordenó en octubre del 2015 comprar los aparatos (que costaron $ 21.736 millones), y que en el contrato figuraban tres pagos de la ETB por el 30, 40 y 30 por ciento, con un mes de diferencia entre noviembre del 2015 y enero del 2016.
Según ellos, la ETB, también en el 2015, comenzó a decir que había retrasos en la obra y postergó la recepción de los mismos hasta que acordaron una modificación del contrato, para no poner los equipos en la obra sino en una bodega, pues Compufácil ya los había pagado con un préstamo. “Lo que se hizo fue un cambio en el sitio de la entrega, porque el primer pago del 30 por ciento era por comprar los equipos”, dicen voceros de Compufácil.

En las actas que tienen para su defensa, figuran recibidos a satisfacción los equipos. Sin embargo, reconocen que el cableado de fibra óptica, que según ETB vale un millón de dólares, no se podía embodegar y solo se entregó comenzando el 2016, cuando recibieron autorización para instalarlo.

En la denuncia que interpuso a la Fiscalía, ETB pide indagar por qué se certificó la recepción de todos los equipos en diciembre, cuando el cableado no llegó, y por qué hay números de seriados de los equipos que no coinciden con los manifiestos de aduana, que en diciembre cuando las entregaron figuraban en 50 folios, y este año, cuando pidieron un informe, ya ocupaban 72.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA