Bocas

La estrategia de Margot Robbie para ganarse un Óscar

BOCAS entrevistó a la actriz australiana sobre su papel en la película Tonya.

Margot Robbie

La actriz australiana Margot Robbie.

Foto:

(CC-BY-SA 3.0) Gage Skidmore.

21 de febrero 2018 , 02:19 p.m.

Si hay algo que Margot Elise Robbie siempre tiene presente cuando comienza el rodaje de una película es el recuerdo de su infancia: una granja en Gold Coast, al norte de Sídney, Australia.

Más específicamente, recuerda a su madre, Sarie Kessler. “Mi madre solía escribirme pequeñas notas y las ponía en mi lonchera”, dice. “Como trabajaba mucho, no podía asistir a los festivales escolares, pero siempre me escribía una nota para que yo pudiera leerla a la hora del almuerzo. Siempre me escribía que nunca dejara de soñar, porque en esos sueños estaba el poder de alcanzar la felicidad en la vida”. Con solo 18 años, esta mujer de ojos azules y aspecto de modelo saltó a la fama muy joven con el papel de Donna Freedman en la telenovela Neighbours (2008-2011). Más tarde interpretó a la tentadora Naomi Lapaglia en la película de Martin Scorsese El lobo de Wall Street (2013) y a la psicótica Harley Quinn en la película de DC Comics Suicide Squad (2016).

Margot Robbie

La actriz Margot Robbie.

Foto:

(CC-BY 3.0) Oxfam Australia.

Robbie nació el 2 de julio de 1990 en Dalby, Queensland. Es hija de Sarie Kessler, una fisioterapeuta, y de Doug Robbie, un granjero. Por eso los recuerdos de su infancia en la granja de sus abuelos: “Tuve una niñez muy especial porque tenía todo el espacio del mundo para jugar y crecer en un ambiente distinto al del mundanal ruido de una ciudad”.

Ella y sus tres hermanos fueron criados por su madre soltera. Robbie, con solo 16 años, tenía tres trabajos simultáneos: “Fue una época complicada. Tuvimos que aprender varios oficios, desde administrar una granja hasta manejar la caja de un supermercado. Pero esos tiempos fueron formativos porque me dieron el impulso necesario para salir de un círculo vicioso y enfocarme en lo que quería hacer con mi vida”. Cuando cumplió 17, Robbie se mudó a Melbourne para comenzar a actuar como profesional. Protagonizó dos películas independientes australianas –Vigilante (2008) y I.C.U. (2009)– y con esa experiencia hizo las audiciones para Neighbours, una de las telenovelas más grandes de Australia. Su interpretación de Donna Freedman la convirtió en una de las actrices favoritas para los fanáticos del programa, pero finalmente en 2011 abandonó la televisión para perseguir sus sueños en Hollywood. Desde entonces, Robbie ha actuado junto a figuras como Leonardo DiCaprio –en El lobo de Wall Street (2013), dirigida por Martin Scorsese– y a Will Smith –en la comedia romántica Focus (2015)–. También ha protagonizado los éxitos de taquilla La leyenda de Tarzán y Suicide Squad.

En su más reciente proyecto, a sus 27 años, Robbie fue productora y actriz principal en Tonya (2017), dirigida por Craig Gillespie. La película cuenta la historia de Tonya Harding, la famosa patinadora artística del equipo olímpico estadounidense que en la década de 1990 fue centro de un gran escándalo deportivo internacional: se convirtió en una especie de villana desafiante para los jueces de patinaje cuando pasaron por alto sus habilidades físicas –para muchos superiores– porque no poseía una imagen armoniosa. Tonya es la primera película en la que realmente se puede ver un protagonismo enfocado en Margot Robbie: ella se sumerge en la imagen de una mujer poco glamorosa, de escasos recursos económicos y muy desafiante, que cosía sus propios trajes y se aplicaba con poca delicadeza su propio maquillaje para intentar destacarse en el deporte que era su vida. No era fácil capturar la intensidad –y la tragedia– de Tonya Harding, pero Robbie lo logró: fue nominada a los Globos de Oro como mejor actriz y ahora es una de las favoritas para llevarse los próximos premios Óscar.

Incluso, la profunda comprensión que demostró con este difícil personaje pudo haber impulsado a Quentin Tarantino a buscar a Robbie para el papel de Sharon Tate en su próxima película.

Su ascenso en Hollywood ha sido realmente asombroso. ¿Cómo logró la fama tan rápidamente?
Bueno, cabe recordar que han pasado diez años desde que comencé a trabajar tiempo completo en la actuación. A pesar de que se siente algo rápido, en realidad he trabajado profesionalmente durante una década. Obtuve mi primer papel en Neighbours cuando tenía diecisiete años de edad y ahora tengo veintisiete. He estado poniendo un pie delante del otro y tratando de seguir avanzando sin hacer movimientos laterales; hay muchas decisiones en las que diversos factores me habrían hecho tomar decisiones equivocadas, pero traté de mantener el rumbo correcto y pensaba en que si no me estaba moviendo hacia adelante, entonces no me estaba moviendo en absoluto.

¿Fue Martin Scorsese quien le dio la confianza para impulsar su carrera?
Bueno, haber trabajado en El lobo de Wall Street definitivamente me abrió muchas puertas, más de las que hubiera podido abrir si no hubiera estado en esa película. Y trabajar con alguien como Marty [Scorsese]… Sí, fue una gran experiencia porque trabajé en un set donde tuve la máxima libertad creativa y una verdadera responsabilidad con mi personaje. Creo que eso hace que uno sea una mejor actriz. Además, trabajar junto a alguien como Leonardo DiCaprio también, sin duda, me hizo una mejor profesional. Eso obviamente fue vital para todo lo que he logrado desde entonces.

En su último proyecto, Tonya, además de ser la actriz principal fue productora. Quería preguntarle sobre la narrativa, que es muy original, porque rompe esquemas violentos y dramáticos con un aura de comedia. ¿Esto fue hecho a propósito?
Sí. La violencia doméstica fue algo de lo que hablamos mucho en la preproducción y, definitivamente, cuando intentamos encontrar a nuestro director les preguntamos a todos los aspirantes sobre el tono y sobre cómo manejarían la violencia. Era algo que queríamos manejar con respeto y sinceridad, y suavizarlo de alguna manera no parecía que fuera lo correcto.

Craig Gillespie, el director, tuvo la idea de romper la cuarta pared en esos momentos, entonces ver a Tonya desvincularse emocionalmente de lo que estaba sucediendo y hablarle a la audiencia directamente, le dio a la gente una conexión con lo que significa estar en medio de una relación de abusos. Creo que las personas que están por fuera de esas circunstancias se preguntan a menudo cómo una mujer puede regresar con un maltratador, entonces la naturaleza repetitiva y la disociación del personaje contribuyen a que haya un ciclo emocional. Obviamente, hay muchas escenas de violencia entre Tonya y Jeff [Gillooly, el primer esposo de Tonya Harding] en las que ella también lo golpea, lo cual fue otra cosa muy importante para Craig. De hecho, si escuchas la versión de los hechos de Jeff, eso fue lo único que sucedió, pero como nuestra historia lo muestra, Jeff y Tonya ven los hechos de formas distintas.

Margot Robbie

Margot Robbie.

Foto:

(CC-BY-SA 3.0) Gage Skidmore.

El personaje de Tonya Harding requería una exigencia física intensa en el momento de la interpretación. ¿Qué tan complejo fue ese papel para usted?
Fue en realidad exigente, e incluso tuve una pequeña lesión cuando estaba practicando patinaje sobre hielo. Creo que definitivamente subestimé lo difícil que el patinaje es como deporte y ahora siento mucho respeto y admiración por los patinadores en general. Pero particularmente siento admiración por lo que hizo Tonya Harding: ahora entiendo la gran hazaña que logró al ser la primera patinadora en realizar en alta competencia el aterrizaje en triple giro. Nosotros no apreciamos eso hasta que llegó el momento de rodar y ni siquiera pudimos hacer un truco visual para que se viera en pantalla, ¡porque nadie puede hacerlo! Creo que en los últimos veinte años solo ha habido seis mujeres que han conseguido un triple giro en competencia. Así que sí, tengo una gran admiración por el patinaje y también por Tonya.

Su papel de Harley Quinn, en Suicide Squad, tuvo mucho de rebeldía, algo que también está en la personalidad de Tonya Harding. ¿Cómo fue su conexión con ese sentimiento?
Es verdad que en apariencia los personajes son semejantes, pero esto no es cierto. De ninguna manera. Yo creo que mi trabajo resulta más divertido con personajes como ellas, que no viven según las reglas. Algunos tienen una brújula moral más estricta que otros: mi papel de Jane en Tarzán, por ejemplo, en comparación con Harley Quinn o Tanya Harding. Pero esto no significa que ninguno sea más o menos interesante que otro. Cada personaje es fuerte a su manera. A mí me gusta que los roles femeninos de las películas actuales sean de personajes femeninos fuertes. Eso hace que los personajes sean más reales, porque son fuertes en unos aspectos, pero tienen defectos profundos en otros. Trabajar con personajes así es mucho más interesante.

La mayoría de los actores jóvenes tienen experiencias difíciles que los obligan a cambiar de vocación. ¿Puede hablarnos de su experiencia con las audiciones? ¿Ha sido fácil para usted recibir críticas?
No, nunca podría olvidarlas. Es un proceso arduo. Todavía hago audiciones para cualquier rol que quiero interpretar y las audiciones son increíblemente difíciles, casi contraproducentes, porque uno trata de obtener el mejor momento creativo bajo una inmensa cantidad de presión. Pero supongo que es la naturaleza de la bestia, que no hay otra forma. Simplemente tienes que hacerlo, pero las audiciones son en realidad terroríficas. Antes de hacer audiciones yo trabajaría con un entrenador de voz y acento, y otro entrenador de actuación, lo cual es costoso. En mi caso yo había ahorrado dinero cuando trabajé en Neighbours, en Australia, para mudarme a Estados Unidos. Cuando llegué a Hollywood no alquilé un apartamento en un lugar bonito ni nada de eso, sino que gasté una tonelada de dinero haciendo coaching de reducción de acento y entrenamiento actoral para hacer mejores audiciones en la temporada de pilotos. Pude entrar en una sala de audiciones y decir: “Hice mi tarea”. Me sentía más segura haciendo una escena y sé que cuando no conseguía un papel era porque no había hecho una buena audición, no porque no estuviera bien preparada. Cuando mis amigos me preguntan qué deben hacer para conseguir un trabajo tras una audición, los escucho y cuando veo que se les está escapando el acento les digo: “Deberías sentarte con un entrenador”. Creo que uno no debe ir a una audición, sino cuando uno está realmente preparado para eso. Aunque todos los actores pasan por un proceso diferente, para mí, definitivamente, funcionó estar lo más preparada posible.

¿De dónde vino el gusto por la actuación? ¿Viene de alguien de su familia?
No, no está en mi familia para nada. Pero definitivamente no fue una idea de querer convertirme en actriz de la noche a la mañana. Siempre me encantó hacerme pasar por otra persona en juegos con mis amigos y luego hacer cosas más dramáticas. Recuerdo que desde muy pequeña veía películas que mis abuelos traían a la casa en DVD de diferentes géneros, desde películas de animación de Disney hasta clásicos como Casablanca, pasando por cintas de ciencia ficción como The Matrix. Me parecía fascinante soñar con que algún día iba a trabajar en alguna producción de Hollywood, algo casi inalcanzable para una chica de una provincia pequeña de Australia. Pero nunca fue una decisión consciente porque no conocía a nadie más que se hubiera convertido en actriz.

Hice mi primer drama por diversión en la escuela. Y lo hice porque me gustaba hacerlo, no porque pensara que podría ser rentable. Luego fue, literalmente, el caso de un escenario que conduce a otro y el de una oportunidad que se convierte en otra oportunidad más grande. Finalmente, esos pasos me condujeron a un papel de invitada en un programa de televisión australiano, que me llevó a otro papel de invitada y que a su vez me condujo a uno como actriz regular. Cuando tuve ese rol habitual conocí a personas que realmente actuaban para ganarse la vida y que podían mantener a su familia. Ahí fue cuando pensé: “Oh, puedo hacer esto como un trabajo de tiempo completo, no tengo que conseguir otro trabajo”.

¿Alguna vez pensó en seguir otra carrera como el derecho o la medicina?
Es curioso que menciones el derecho. En la escuela te sientas con un consejero y ellos miran los temas en los que eres mejor y deciden cuál será tu escuela de fin de año y la carrera que podrías seguir en la universidad. A mí me dijeron que debería seguir un título en leyes; yo no quería ser abogada, pero ellos me decían que debía estudiar leyes porque mis estudios sobre el tema eran realmente buenos. Y yo pensaba: “Eso no tiene sentido porque eso no es lo que quiero hacer”. Entonces me preguntaron: “¿Qué quieres hacer?”. Yo apenas decía: “No sé, tal vez podría hacer gestión de eventos o algo así” y me respondían que para eso necesitaba un puntaje diferente. Pensé en irme de viaje por un tiempo. Estaba segura de que después de un par de años sabría qué hacer, así que me puse en plan de realizar un viaje sabático, pero dos días después conseguí mi trabajo en Neighbours. Supongo que este era mi destino.

¿Qué otros trabajos tuvo mientras conseguía actuar en algo?
Tuve un millón de trabajos ocasionales. Obtuve mi primer trabajo de tiempo parcial cuando tenía diez años de edad y no comencé a trabajar en televisión hasta que tuve diecisiete, así que tuve siete años de trabajos ocasionales.

Margot Robbie

Margot Robbie en su papel de Tonya Harding.

Foto:

Cortesia Cine Colombia

¿Cómo cuáles?
Trabajé en una tienda de surf durante dos años, trabajé en un Subway preparando sándwiches, luego limpié casas, fui niñera y hasta trabajé en una farmacia. Hice cosas de medio tiempo en una oficina, trabajé detrás de la barra de un bar, durante un tiempo fui camarera y trabajé en cocinas de restaurantes lavando platos. Estoy segura de que hay algunos trabajos que se me olvidan en el momento… También trabajé en una tienda de comidas como cajera. Como te digo, hice de todo.

¿Qué fue lo que más le sorprendió cuando llegó a Hollywood?
Que era muy diferente de Australia. Lo más sorprendente fue cuando entré por primera vez en un set de rodaje y vi a un director que estaba buscando una silla plegable con mi nombre detrás. Me pareció tan sorprendente, que yo apenas preguntaba “¿Quién hizo eso?, ¿quién organizó esto?, ¿es una broma?”. Me explicaron que según una regla del sindicato, los contratos de los actores deben tener una silla propia con su nombre. Eso es realmente genial porque todos toman la parte posterior del asiento como un pequeño recuerdo. Es algo que suena tonto, pero para mí fue muy emocionante.

¿Además de la actuación qué es lo que más le apasiona en la vida?
Me encantan las actividades al aire libre y estar cerca de la naturaleza. He estado buceando con tiburones, incluso con tiburones ballena. También he surfeado en diferentes costas, como en Bali, que fue una experiencia aterradoramente única. Creo que se trata de sentir respeto por la naturaleza. Cuando estás en esas circunstancias, al menos para mí, de repente te das cuenta de lo insignificantes que somos en el gran esquema del cosmos y aprendes a tener un gran respeto por la madre naturaleza.

Entonces también es una amante de los animales…
¡Por supuesto, los amo demasiado! No tengo mascotas, lamentablemente, porque vivo un trajín de trabajo que me obliga a estar con frecuencia fuera de casa. Sería injusto tener una mascota que no pudiera llevar conmigo a todas partes, no podría cuidarla como es debido. Pero sí, los adoro.

¿Le gusta hacer ejercicio?

No tanto, porque nunca sentí que tenía que hacer dietas o un régimen en un gimnasio ni nada por el estilo. Para ciertos roles tuve que someterme a unos regímenes muy estrictos… Pero gracias a Dios no fue por mucho tiempo, porque no tengo la autodisciplina ni el autocontrol para estar en ningún tipo de dieta. Mientras no tenga que hacerlo, mejor, porque no es algo que haga parte de mi vida personal. Realmente no tengo ningún régimen de ejercicio ni sigo ninguna dieta.

¿Ni siquiera alimentos naturales? ¿Nada de eso?
Bueno, sí. Me encanta comer alimentos orgánicos cuando es posible. Eso es algo fácil de hacer en Nueva York y en otras grandes ciudades. Pero, no sé, siento que cuando estás en ciertos lugares del mundo es más difícil encontrar ese tipo de alimentos. No soy muy exigente con eso.

¿Cuál es la idea más equivocada que la gente tiene sobre usted?
Que me la paso todo el tiempo sentada en un yate o en fiestas de lujo o algo así. Me gustaría que fuera cierto, ¡sería de lo más divertido! Pero hacer películas es lo menos glamuroso del mundo, la mayor parte del tiempo estás sentada en un tráiler esperando a que el director te llame para rodar las escenas y si quieres ir al baño solo tienes un minuto. Creo que la gente tiene una idea de que hacer películas es como “Oh, debes estar en un magnífico estudio tomando un café con leche o paseando por fiestas y clubes de baile”. Cuando llamo a mi familia y les digo que estoy en un set de grabación, ellos dicen “Oh, wow. ¿Dónde?”. Y les respondo: “¡Pues estoy en una lúgubre pista de patinaje sobre hielo en medio de la nada!” [risas]. Esa es la mayor idea errónea que la gente tiene de uno como actor.

¿Cuál fue su más grata compañía en la infancia?

Me da algo de pena confesarlo, pero tengo un conejito de peluche que me dieron cuando nací y todavía lo mantengo a mi lado. Se llama Bunny Hunny. ¡Cuando eres joven, te vuelves realmente creativo con nombres como ese! [risas]. Tiene 27 años, como yo, ha viajado conmigo a todas partes y yo todavía duermo con él. Obviamente, mi esposo piensa que es superextraño que aún haga eso [risas].

A propósito de su esposo, Tom Ackerley… Usted se casó el año pasado. ¿Ha habido alguna película que le haya ayudado a reflexionar lo que quiere o no en su matrimonio?
Esa es una pregunta interesante porque precisamente antes de rodar Tonya protagonicé una película muy bella llamada Goodbye Christopher Robin, sobre la historia de Alan Alexander Milne, el creador de Winnie the Pooh. En la película interpreto a Daphne de Sélincourt, la esposa de Milne, y hacer esa película me hizo pensar más acerca de cómo me gustaría ser madre de familia. Creo que Daphne fue una gran esposa ya que conocía a su marido por dentro y por fuera y sabía exactamente lo que él necesitaba, a veces antes de que él lo hiciera; ella sabía cuándo presionarlo y cuándo apoyarlo, y realmente dedicó su vida a apoyar sus sueños y su carrera. Creo que ella era una esposa increíble y yo espero ser tan leal como Daphne. Hasta ahora mi matrimonio con Tom ha sido genial. Cuando nos conocimos éramos muy buenos amigos, fuimos compañeros de apartamento en Londres y ahora que estamos casados seguimos siendo los mejores amigos y compañeros de cuarto.

¿Recuerda la primera vez que usted fue a cine?
Lo recuerdo, efectivamente. A una parte de mí le gusta la respuesta, pero otra desearía tener una respuesta diferente porque cuando le preguntas eso a otras personas responden que la primera película que vieron fue algo como 2001: odisea del espacio o algo así. La primera vez que fui al cine fue a ver George de la Selva, con Brendan Fraser [risas] ¡y me encanta esa película! No es uno de esos clásicos del cine, pero fue divertido, entretenido y, sí, fue mi primer recuerdo del cine. Desde entonces he estado enganchada.

¿Y qué es lo más importante para Margot Robbie cuando no está trabajando?
Mi placer culposo es tener tiempo para dormir, tener un sueño realmente largo [risas]. Solo quiero dormir 14 horas y luego estoy lista para otro par de meses de trabajo. ¡Ese sería mi mayor placer! Siempre estoy preocupada por no perder el tiempo, así que siempre programo mi alarma para que me despierte temprano.

MARIO AMAYA
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 71 - FEBRERO DE 2018

Margot Robbie

El vertiginoso ascenso de Margot Robbie
Entrevista con Margot Robbie
Por Mario Amaya

Foto:

Revista BOCAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA