Archivo

REVÉS PARA PROCESO DE PAZ EN GUATEMALA

Aunque no fue tan contundente como los primeros resultados lo señalaban, la victoria del no en el referéndum del domingo ha puesto un signo de interrogación sobre el futuro del proceso de paz guatemalteco, con el que en 1996 se puso fin a un conflicto de 36 años. (VER GRAFICA: DATOS OFICIALES)

18 de mayo de 1999, 05:00 am

Contrariamente a todos los análisis y sondeos, que daban por descontado que la población aprobaría los cambios constitucionales previstos en los acuerdos de paz entre el gobierno de Alvaro Arzú y la ex guerrilla de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), más de la mitad de los electores rechazó la propuesta gubernamental, dejando una sombra de duda dentro de la comunidad internacional, que aún no se explica el resultado adverso a lo que se suponía debía ser el último paso para sellar la reconciliación en la nación centroamericana.

Según Héctor Rosada, politólogo guatemalteco consultado por EL TIEMPO, la votación a favor del no (rechazando temas como el reconocimiento de los pueblos indígenas y la redefinición del papel del Ejército) se dio por la falta de conocimiento de la población sobre la Constitución, las reformas que se planteaban y los acuerdos de paz en general .

Los votantes prefirieron decir no ante el temor a vulnerar la Carta Magna y a perder derechos ya adquiridos añadió Rosada.

Pero, más allá del desconocimiento sobre los temas, la explicación puede estar en el retorno de los viejos fantasmas de guerra, según afirmó a este diario Manfredo Marroquín, analista político de la nación centroamericana.

La campaña de los partidos de derecha, agresiva y exitosa, consistió en infundir temor, en afirmar que el reconocimiento indígena significaría privilegiar a un sector, lo que podría dividir nuevamente a la sociedad y generar otro conflicto , señaló Marroquín.

Sin embargo, Marroquín y Rosada están de acuerdo con la apreciación de Carlos Canteo, editor político del diario Siglo XXI, quién afirmó que la votación fue un claro rechazo al manejo dado por el Gobierno y la URNG a la paz, tema que han tratado como si fuera de su propiedad, excluyendo a la mayor parte de la sociedad Una paz coja En cuanto a las consecuencias de este referéndum, Marroquín no dudó en afirmar que el resultado del domingo es un duro golpe para el proceso de paz, porque lo deja sin piso jurídico, lo deja cojeando. Las cosas quedan como estaban antes de los acuerdos de paz .

Sin embargo, el propio Marroquín afirma que la salida a este encrucijada política se encuentra en la voluntad del pueblo.

En la práctica el país ha evolucionado políticamente. Por ejemplo, la realidad nos está llevando a que el Ejército cumpla con las funciones que le corresponden, sin necesidad de que la Constitución lo establezca .

Edgar de León, secretario del Centro de la Defensa de la Constitución (Cedecom) va más allá y afirma que los acuerdos de paz están intactos y que parte del problema se solucionará cuando el Congreso apruebe 40 leyes secundarias que aún están pendientes.

Los retos De acuerdo con los expertos, el siguiente paso que debe darse es el de una verdadera construcción nacional del proceso de reconciliación al interior de toda Guatemala.

Los resultados del domingo pueden transformarse en un logro positivo, en la medida en que se genere un debate nacional sobre el proceso de pacificación en el país, con la participación de todos los sectores , afirmó Marroquín.

La paz es una tarea de construcción social que consiste en trabajar democráticamente el entendimiento. Remontar el racismo y la discriminación es una actitud y no una graciosa concesión , añadió Rosada, descartando que la población indígena se pueda sentir discriminada por la votación del domingo.

Por último, Canteo señala que el mayor reto a corto plazo consiste en desterrar el miedo del panorama electoral, tarea que se torna urgente a escasos seis meses de los la realización de los comicios que decidirán el nombre de la persona que llevará las riendas del país desde enero del 2000.

Lección a los políticos La victoria del No y el alto abstencionismo en el referéndum del domingo para ratificar 50 reformas constitucionales en Guatemala fue calificada ayer como una lección para los políticos por la prensa, que adjudicó el resultado a un desconocimiento sobre los cambios.

Los diarios guatemaltecos coincidieron en apuntar que la derrota del Sí y el marcado abstencionismo es resultado de que los políticos han perdido la credibilidad ante la población .

El matutino Prensa Libre destacó en su editorial que el Gobierno y los partidos políticos de oposición representados en el Congreso sufrieron un fuerte revés que, lamentablemente, coloca ahora al país en una posición compleja que ojalá no se convierta en confrontativa .

El editorialista de Siglo XXI, por su parte, manifestó que el resultado debe servirles como una lección a los políticos, principalmente a aquellos más preocupados por atender los últimos caprichos de la comunidad internacional que por escuchar la voz de los electores a quienes dicen representar .

El Periódico estimó en su editorial que el alto abstencionismo es la respuesta que el pueblo ha dado a la partidocracia criolla, caracterizada por sus posiciones excluyentes, antidemocráticas y mediocres .

FOTOS LA POBLACION mayoritariamente indígena de zonas como Chichicastenango (occidente del país) votó para pedir por el reconocimiento de su pueblo.

LA ABSTENCION, que superó en todo el país el 80 por ciento, fue vista como una de las razones del resultado final del referéndum dominical en Guatemala.