Archivo

THE CARTEL OF CALI, INC.

Menos de dos días le han bastado a Guillermo Alejandro Pallomari, ex contador del cartel de Cali, para contar en una Corte Federal de Miami, cómo funcionaba esta organización que, según el gobierno de Estados Unidos, ha enviado más de 200 toneladas de cocaína a este país a través de Venezuela, Honduras, Guatemala, Panamá y México. (VER GRAFICO: ESTRUCTURA CARTEL DE CALI)

20 de julio de 1997, 05:00 am

Postes de concreto, brócoli congelado, láminas de madera y café sirvieron para camuflar la droga a través de una compleja multinacional, llamada el cartel de Cali, en la que trabajaban economistas, contadores, ingenieros, además de prestigiosos abogados de los Estados Unidos y que llegó a manejar activos estimados en más de 50 mil millones de dólares, según cifras del Departamento de Justicia.

Pallomari declaró que después de la muerte de Pablo Escobar Gaviria, en diciembre de 1993, Miguel Rodríguez Orejuela se propuso controlar el mercado mundial de la cocaína, para lo cual organizó una eficiente red operativa que llegó a penetrar las más altas esferas políticas de Colombia.

Según el testigo, antes de empezar a crecer había que ganarle la guerra al cartel de Medellín y como estrategia se formó un comité de seguridad, donde se trazaban las pautas a seguir.

Dicho comité estaba encabezado por Mario del Basto, un mayor retirado del Ejército colombiano, con él trabajaban Jorge Salcedo y Pallomari. En ocasiones habían otras personas invitadas a integrarlo, como Alberto Sánchez, jefe de seguridad de la familia Rodríguez Orejuela y quien estaba encargado de entregar el dinero a los miembros del Ejército y la Policía en Cali.

Salcedo era llamado Richard o Pepe , este último apodo se lo dieron cuando tuvo un problema por la importación de unas bombas desde El Salvador y fue descubierto por las autoridades.

Salcedo también dirigía el grupo de las comunicaciones y tenía una empresa fachada para intervenir llamadas hechas desde teléfonos celulares. En ese grupo también estaba Carlos Espinosa, El Pinchadito , quien tenía muchos contactos en la empresa de teléfonos de Cali y era el encargado de intervenir llamadas y lineas privadas.

Pallomari afirmó que se intervenían un promedio de 400 teléfonos mensualmente y se hacían grabaciones de las conversaciones más importantes para enviárselas a los miembros de la cúpula del cartel.

En octubre de 1989 Pallomari dejó su trabajo como gerente de sistemas de Drogas La Rebaja, cargo que desempeñaba desde 1984, tras una llamada de Miguel Rodríguez Orejuela para ofrecerle la asesoría contable y financiera de las empresas de la organización.

En 1990 Pallomari se convirtió en el representante de Rodríguez Orejuela en varias juntas, tenía acceso a sus archivos personales y muchas veces atendía a sus visitas cuando estaba muy ocupado, pues éste recibía un promedio de 50 visitas diarias en su casa, donde tenía la oficina.

La infiltración Además, Pallomari estaba encargado de preparar los documentos pertinentes a las reuniones más importantes de Rodríguez Orejuela y también era el filtro de las 200 llamadas que recibía al día.

Con la muerte de Pablo Escobar terminó esta guerra. Pallomari reconoció que le aumentó el trabajo pues era asistente personal, secretario y asesor financiero de Miguel Rodríguez Orejuela y además contador del cartel de Cali.

Después de la muerte de Escobar, Miguel quería que hubiese un crecimiento a nivel nacional e internacional en el tráfico de drogas y se decidió crear una cúpula y unas divisiones para que el cartel pudiera manejar eficientemente sus negocios , afirmó Pallomari.

El testigo continuó diciendo que, para tal propósito, también se necesitaba tener parte del Gobierno, de la Policía y de las Fuerzas Militares al servicio del cartel. Para ello, Rodríguez Orejuela sugirió que se podía conseguir generando corrupción y pagando dineros procedentes del narcotráfico.

La cúpula En un comienzo, la cúpula quedó compuesta por Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, José Santacruz Londoño y Hélmer Pacho Herrera. Mario del Basto estaba por encima de todos menos de los de la cúpula.

Pallomari dijo que se crearon cinco divisiones, las cuales no tomaban decisiones, simplemente daban recomendaciones a la cúpula sobre todo lo que contribuyera a un eficiente tráfico de drogas.

1-Narcotráfico: La idea era fijarse unas cuotas mensuales de introducción de narcóticos a Estados Unidos, algunos países de Europa y Rusia, tomando distintos métodos para lograrlo.

-José Piedrahíta era el encargado de producir la droga.

-José Estrada, era el encargado de almacenar la droga y transportarla a Estados Unidos.

-Genaro Angel, era el encargado de enviar la droga por Venezuela y elaborar los sistemas para introducirla a Europa y Rusia.

Los dineros que resultaban de cualquier envío de droga se depositaban en las distintas cuentas. Si la carga era sólo de Miguel se depositaba en la cuenta LTD1. Si era de los hermanos Rodríguez, en la LTD2, y si era de los cuatro miembros de la cúpula, entonces se consignaba en la cuenta LTD4.

2-Política: La conformaban Alberto Giraldo, Jaime Lara, Rodrigo Garavito y Mario Sánchez. Su objetivo era contactar a congresistas y presentarlos a los miembros del cartel.

Mensualmente se destinaba dinero para darle a un grupo de políticos que estaban trabajando para el cartel , afirmó Pallomari y agregó que el cartel controlaba alrededor del 30 por ciento del Congreso, eso sin contar líderes políticos de ambos partidos, alcaldes, gobernadores. También sostuvo que los contactos iban cambiando dependiendo de quien estuviera en el poder.

3-Militar: esta división ayudaba al cartel a sostenerse a nivel nacional e internacional con relación a otros carteles.

-Bruno Murillo: pertenecía al grupo de inteligencia de Gilberto Rodríguez Orejuela y estaba encargado de obtener información sobre las personas que quisieran atentar contra el cartel.

Esta división militar tenía las siguientes subdivisiones: -Sicariato: estaban dedicados a asesinar a las personas que atentaban contra el cartel de Cali, algunos de los sicarios eran Guillermo León Restrepo, Memo Lara , y Andrés Vélez, El Pecoso .

-Guardaespaldas: dedicados a la protección de los miembros de la cúpula, algunos de ellos eran Jorge Castillo y Jesús Zapata, Mateo .

-Vigilancia: encargados de la protección de las propiedades de los miembros de la cúpula.

-Policía corrupta, policía secreta y militares: Pallomari afirmó que esta subdivisión controlaba el 30 por ciento de las Fuerzas Militares y de policía en Cali y agregó que el cartel gastaba 20 mil dólares al mes en la Policía de Cali y 60 mil en todo el país.

4-Financiera: esta división tenía alrededor de 20 empleados y estaba encargada de hacer los estudios pertinentes para el lavado de dinero en la empresas legales. Pallomari nombró a: -Pablo Emilio Daza: era el asesor general tributario para los asuntos del lavado de dinero.

-Gentil Rojas: importante asesor financiero y economista, experto también en el lavado de dinero.

5-Judicial: esta división se encargaba de todo lo referente a los problemas legales que pudieran tener alguno de los miembros del cartel.

Gonzalo Paz, Bernardo González, Jaime Gil y Guillermo Villa eran algunos del numeroso grupo de abogados colombianos al servicio del cartel.

Pallomari también identificó a Michel Abbell y dijo que ese bufete destinó al abogado Francisco Laguna de tiempo completo al servicio del cartel.

Otros abogados estadounidenses que citó fueron: William Moran y Donald Ferguson, y dijo que eran abogados del cartel.

Tanto los abogados colombianos como los estadounidenses se pagaban de las cuentas LTD1, LTD2 y LTD4.

Cuando ocurría un arresto la cúpula se reunía, más preocupada por la droga decomisada que por las detenciones. Excepto cuando estas pudieran generar extradiciones.

Pallomari afirmó también que aunque a los detenidos se les nombraban abogados, también se les mandaba a alguien a amenazarlos, recordándoles que si cooperaban con las autoridades estadounidenses sus familias correrían peligro.

Según Pallomari, Rodríguez Orejuela quería dominar el tráfico de cocaína a nivel mundial, fijar los precios y controlar los abastecimientos, para lo cual decidió expandirse a otros países.

Fue entonces cuando se decidió por México, Ecuador y Perú. La idea era instalar allí la misma estructura de corrupción que había en Colombia a nivel político y de Fuerzas Armadas para que pudieran manejar eficientemente el narcotráfico.

-México: se quería contactar a un miembro de un cartel local e instalar allí la infraestructura colombiana, además la cercanía a Estados Unidos permitiría introducir la droga por allí.

-Ecuador y Perú: se buscaba que desde estos dos países se dominaran los mercados de Europa y Rusia.

Desde Guayaquil, vía marítima, se enviaba la droga a Europa, a través de España, y hacia Rusia por el puertos de San Petesburgo.

Piedra Angular? El juicio de Piedra Angular es consecuencia de la más importante investigación en contra de una organización criminal en la historia de los Estados Unidos, iniciada en marzo de 1983 con el decomiso de una carga de cocaína en una bodega de Miami.

Al principio la operación Piedra Angular (Cornstone), llamada así por los postes de cemento con cocaína decomisados en Miami, buscaba sólo a los líderes del cartel de Cali, pero con el tiempo los agentes del gobierno se percataron que detrás de ellos había un prestigioso grupo de abogados estadounidenses que los ayudaban a encubrir sus delitos a cambio de jugosos honorarios.

Es por esto que este juicio se ha convertido en toda una escuela para los abogados criminalistas, porque les está enseñando a enfrentar la defensa de narcotraficantes, sin incurrir en errores que más tarde los pueda poner en problemas con la justicia.

La mano derecha de Miguel Rodríguez Para la justicia estadounidense, Guillermo Pallomari, es el testigo más sólido, fiable y creíble que tiene la Fiscalía en su intento por demostrar la capacidad delictiva del cartel de Cali y los riesgos que entraña para Estados Unidos.

De a dónde salió el testigo? Hasta mediados de 1973 Pallomari no era más que un modesto chileno que acaba de realizar un curso de sistemas y laboraba en una pequeña empresa de Santiago.

Fue entonces cuando decidió abandonar su país en busca de un mejor futuro y llegó a Cali. En la capital del Valle trabajó en Devis Asociados, una compañía de asesoría en sistemas; después en el Banco de Occidente y más adelante laboró en una fábrica de textiles.

A finales de 1984 recibió una llamada de Miguel Rodríguez para ofrecerle la asesoría contable y financiera de las empresas de la organización. En octubre de 1989 Pallomari dejó su trabajo como gerente de sistemas de Drogas La Rebaja y se convirtió en el representante de Rodríguez Orejuela en varias juntas, tenía acceso a sus archivos personales y muchas veces atendía a sus visitas cuando estaba muy ocupado.

En 9 julio de 1994 el Bloque de Búsqueda realizó un allanamiento en Cali y lo detuvo. Allí se encontró la mina de documentos que dio origen al Proceso 8.000.

Volvió a ser noticia en septiembre de 1995 cuando se conoció que abandonó el país y se entregó a la DEA, tras la desaparición de su esposa, que al parecer fue asesinada por orden de la organización delictiva. Ingresó al programa de protección de testigos y contó todo lo que sabía del cartel de Cali.

Quiénes son los acusados? Inicialmente se acusaron a más de 60 personas, entre las cuales estaban los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, pero a lo largo del proceso la mayoría terminó declarándose culpable y colaborando con las autoridades estadounidenses, hasta reducirse a sólo seis acusados en la etapa del juicio.

-William Abbell: abogado de Harvard, trabajó con el Departamento de Estado en la oficina de Asuntos Internacionales, fue profesor universitario en Washington D.C. y es experto en extradición, por lo cual fue llamado a declarar como experto en el juicio que a Gilberto Rodríguez Orejuela y Fabio Ochoa se les hizo en España y que terminó con su extradición a Colombia y no a Estados Unidos. Abbell y su bufete realizaron un estudio sobre el tema para el cartel de Cali, que posteriormente fue anexado al del abogado colombiano Alvaro Holguín para presentarlo al Congreso en 1991.

Está acusado de falsificar declaraciones y documentos a favor de los líderes del cartel y se encuentra libre bajo fianza.

-Michael Moran: abogado de Miami, fue fiscal federal, representó a muchos de los miembros del cartel que fueron detenidos en Estados Unidos, como Carlos Girón y Luis Murcillo. Está acusado de falsificar declaraciones y documentos para favorecer a la cúpula del cartel y de transmitir amenazas a las personas que fueran detenidas en Estados Unidos y quisieran colaborar con las autoridades estadounidenses. Está libre bajo fianza.

-Luis Alfredo Grajales: es el único colombiano entre los acusados, era el hombre de confianza de Gilberto Rodríguez Orejuela en los Estados Unidos desde 1989 y 1993, se le acusa de distribuir grandes cantidades de cocaína desde Texas, donde residía. Está preso.

-José Luis Pereira Salas: boliviano, está acusado de ser el enlace del cartel en la frontera de Estados Unidos con México, sobre él se ha hablado muy poco durante este juicio. Está preso.

-Eddy Martínez: cubano, era el propietario de una agencia de carros, está acusado de distribuir droga en Miami. Está libre bajo fianza.

-Ramón Martínez: cubano, acusado de transportar droga a varias bodegas de Miami, es el único de los acusados que tiene abogados públicos y no ha asistido a las sesiones porque tiene permiso para trabajar.

ESTRUCTURA DEL CARTEL DE CALI Gilberto Rodríguez Miguel Rodríguez José Santacruz Hélmer Herrera Víctor Patiño Phanor Arizabaleta Henry Loaiza DIVISIONES NARCOTRAFICO Control de rutas Diseño de nuevas rutas Tráfico de insumos químicos Manejo de laboratorios MILITAR Escoltas personales Vigilancia y seguridad de la organización Escuadrones de sicarios Soborno a policías y militares POLITICA Conexiones con congresistas Conexiones con el Gobierno Influencia en el poder local FINANCIERA Sistemas de lavado de dólares Red de testaferros Adquisición de empresas Creación de empresas de fachada LEGAL Abogados estadounidenses y nacionales Asuntos de extradición Capturas Decomisos Otros