Archivo

Holanda se puede quedar sin turistas marihuaneros

El turismo de la droga tiene sus días contados en Holanda, pues mañana entra en vigor una ley que limita la venta de marihuana en los coffee-shops del sur del país a turistas extranjeros o que no residan legalmente en ese país.

30 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Según la nueva medida, que ha puesto en pie de guerra a las tiendas autorizadas, estas deberán convertirse en lugares exclusivos para socios locales.

Las tres provincias fronterizas con Alemania y Bélgica (Brabante, Limburgo y Zeelandia) serán las primeras en aplicar la ley, que se extenderá al resto del país en el 2013. La normativa obliga a los coffeeshops a convertirse en clubes privados con un máximo de 2.000 socios, que deberán demostrar que son residentes legales.

Según Marc Josemans, presidente de un consorcio de coffeeshops, las mafias que controlan las ventas ilegales son "las únicas que ganarán con esta ley moralista, discriminatoria y contraproducente".

Además, dice, la ley ha revivido el temor de los consumidores de marihuana a ser estigmatizados. "Muchos de mis clientes no van a querer registrarse", dice.

La llamada Ley del Opio legalizó, en 1976, la venta del cannabis en los coffeeshops holandeses, de manera que se controlaba su circulación y se separaba de las drogas duras, como la cocaína o la heroína