Archivo

Directorio conservador se quiere 'desparlamentarizar'

El primer anuncio de Efraín Cepeda al asumir la presidencia del Partido Conservador, en noviembre del 2011, fue una "profunda reingeniería" de la colectividad, y cinco meses después la principal conclusión de esa tarea es "desparlamentarizar" el Directorio Nacional.

30 de abril 2012 , 12:00 a.m.

La agrupación política conformó comités para analizar cuáles son los cambios que necesita y -aunque aún no hay decisiones finales- se han elaborado una serie de informes sobre el tema, a los cuales tuvo acceso EL TIEMPO.

La "reingeniería" está enfocada en cinco frentes: reconfiguración del Congreso Nacional; conformación de los directorios y mecanismos para elegirlos; forma de escoger candidato presidencial; funciones de los órganos de control, y adecuación de los estatutos.

El objetivo principal del partido, sin descuidar los otros aspectos, es reorganizar su Directorio Nacional. Hoy está conformado por 11 miembros (5 de ellos legisladores) y en la reforma se propone elevar ese número a 15.

La intención es garantizar mayor participación de las regiones, por lo que al aumentar 4 cupos se aclara que de esos 15 solo 6 podrán ser congresistas.

"Un cupo específico para congresistas busca integrar al Directorio a quienes trabajan los votos (...) y con esta composición se evitaría la parlamentarización del mismo", dice uno de los informes.

También quieren "eliminar la consulta para elegir el Directorio, en razón del desgaste y los altos costos que representa". A juicio del senador Carlos Ramiro Chavarro, ese mecanismo "hizo crisis".

Por eso, se propone que sean elegidos por el Congreso Nacional, que se realiza cada dos años, el cual, además, tendría la función de "escoger el candidato a la presidencia".

Con la "reingeniería", el conservatismo lo que busca en el fondo es limpiar la imagen negativa que se generó tras afrontar escándalos como la 'yidispolítica' (Yidis Medina y Teodolindo Avendaño eran del partido) y el de Agro Ingreso Seguro, en el que, tras una sanción de la Procuraduría, se bloqueó políticamente a quien se perfilaba como su más prominente figura presidencial: Andrés Felipe Arias.

'Nos falta vocación presidencial' Una de las preocupaciones de varios congresistas del Partido Conservador es la "falta de vocación presidencial". Así lo reconoció el senador Carlos Ramiro Chavarro, miembro del Directorio Nacional, quien dijo que "no hay liderazgo en el partido". Sobre la reforma interna, el legislador afirmó que, como lo proponen los informes, es conveniente eliminar el Tribunal Disciplinario para que solo queden dos órganos de control: la Veeduría y el Consejo de Control Ético