Archivo

Fraile alimenta gratis a 137 niños en la galería

Corresponsal EL TIEMPO Manizales. "¡Buenas tardes, padre!", dijo el niño de tez trigueña y ojos vivaces, antes de abalanzarse en los brazos de un hombre de camisa negra de manga corta, anteojos y un cristo que cuelga de su cuello, y que lo abrazó y le besó la cabeza.

29 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Esta escena podría repetirse 137 veces cada mediodía, pero no todos los niños que alimenta gratuitamente fray Juan de Jesús Torres Pereira son tan expresivos como este pequeño, a quien el padre -como le dicen- conoce desde que era un bebé.

"Este muchachito era una 'piquiña', saltaba de un lado a otro y hacía daños, pero ahora es todo un caballero", dice orgulloso este sacerdote católico anglicano, que hace siete años, procedente de Medellín, llegó a Manizales con la meta de ayudar a los más pobres de los pobres.

Tuvo tres opciones para cumplir el reto: los barrios El Nevado y El Solferino (sectores con profundas problemáticas sociales) y el sector de la Plaza de Mercado. Escogió la última, donde hoy es uno de sus personajes más conocidos y sobre todo, apreciados.

Los comensales del fraile son niños de hasta 12 años y madres gestantes y lactantes, que viven cerca de la galería. Antes de admitir una nueva boca para alimentar, él verifica que realmente no puedan proveerle el almuerzo diario. El padre y los frailes Juan Pablo y César Antonio, quienes también pertenecen a la misma congregación religiosa, se rebuscan los alimentos para el almuerzo con los comerciantes del sector. Es una labor diaria y dispendiosa, pero agradecida porque la mayoría les colaboran. Sin embargo, no tiene benefactores fijos, con excepción de dos personas que les regalan mensualmente una cantidad fija de arroz, aceite y panela.

Los tres primeros años del padre en la galería fueron muy difíciles. Como no tenía sede y era desconocido hizo su labor social en la calle y no faltó quien lo rechazara. Pero con su carisma y constancia consiguió que lo aceptaran. En ollas que le regalaron comenzó a cocinar en los andenes alimentos para indigentes, a quienes también curaba cuando estaban enfermos o heridos después de una riña.

Cuando los directivos de la Plaza de Mercado conocieron la labor del fraile decidieron entregarle en un comodato indefinido el lugar donde hace 60 años funcionaba la 'permanencia', los calabozos donde la Policía encerraba a ladrones y borrachos.

En una de las celdas funciona el comedor. De 11:00 a.m. a 11:45 a.m. se sirve el almuerzo para niños de hasta 6 años y madres gestantes -muchas de ellas adolescentes- y de 11:46 a.m. a 12.30 p.m. a niños de 7 a 12 años y madres lactantes. El actual es buen momento para la labor social de fray Juan de Jesús Torres.

Sin embargo, ninguna ayuda sobra. Si usted lo quiere ayudar lo puede llamar al celular: 312 7352932.

380 habitantes de la calle hay en la galería Fray Juan de Jesús Torres censa a los indigentes de la Plaza de Mercado de Manizales. "El 99% de ellos son consumidores", afirma