Archivo

Piden acciones de Policía y Fiscalía por ataques con ácido

El nuevo ataque con ácido registrado el jueves contra una mujer en Bogotá, que dejó a Janeth Beltrán con quemaduras de tercer grado en la cara, el cuello y un seno, cuestionó una vez más si la estrategia para contrarrestar las agresiones está en la veda de la venta del químico o en un mayor control de las autoridades.

28 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Expertos, como el exsubsecretario de Convivencia y Seguridad del Distrito Hugo Acero, opinan que pensar en una restricción "es tan difícil e inútil como prohibir el expendio de soda cáustica para limpiar baños. La solución la deben dar la Policía y la Fiscalía para investigar los casos, encontrar a los autores y sancionarlos de manera ejemplar". De momento, el Distrito no cuenta con un proyecto para pensar en una veda de estos productos. De hecho, hoy en día se consiguen, desde mil pesos y en cualquier ferretería, frascos con ácido muriático, fosfórico y sulfúrico, que se utilizan para trabajos de limpieza y de fabricación de detergentes. El único prohibido para expendio es el ácido nítrico, usado en la elaboración de algunos estupefacientes.

Depresión .

El jueves, antes de entrar a una primera cirugía, Janeth Beltrán alcanzó a contarle a su mamá que un joven, que llevaba gorro de lana, se le acercó a su sitio de trabajo y le roció el químico en dos ocasiones: en el pecho y el rostro.

La mujer, de 34 años, que desde hace siete meses labora en una casa de cambios situada dentro de un almacén de cadena, en el barrio La Alquería, sur de Bogotá, solo recuerda que un hombre moreno y de nariz pronunciada llegó a su ventanilla con la falsa disculpa de comprar unos dólares. "Mi hija le pidió la cédula y él le torció la mano. Ella pensó que era un atraco y le botó una plata para que la soltara, pero en ese momento le lanzaron ácido", dice Esperanza Useche, madre de la víctima.

Janeth fue llevada a la Clínica Palermo. Aunque ya fue intervenida quirúrgicamente, los médicos deben esperar hasta hoy para observar la evolución. Por ahora la mujer, que trabaja para mantener a sus cuatro hijos, está sumida en una depresión y desconoce si el ataque fue producto de un intento de atraco o de una situación diferente.

"Janeth es separada hace seis años y nunca tuvo una buena relación con su exexposo, pero no tenemos bases para relacionar eso con la agresión", cuenta la mamá. Pese a que la Policía investiga las causas del ataque y no descarta un intento de robo como hipótesis, el coronel Víctor Rojas, comandante de la Policía de Kennedy, señala que no hay elementos para pensar que se trate de una nueva modalidad de hurto.

Rechazo y petición a las autoridades.

Así como Janeth Beltrán, dos mujeres y un hombre han sido víctimas este año de las agresiones con ácido en Bogotá. Los registros de las autoridades señalan que entre el 2009 y el 2012 ocurrieron al menos 12 casos en la capital. Ayer, el secretario de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, dijo que el Distrito acompañará el proceso médico y psicológico de Janeth Beltrán, al tiempo que rechazó la agresión "que atenta contra la dignidad de las mujeres". Por su parte, Gina Potes, referente de las mujeres quemadas con ácidos, reclamó de las autoridades mayor rigor en las investigaciones