Archivo

Mientras dormía, una familia murió en ataque de Farc

Neiva. Uno de los 7 cilindros bomba que explotaron en la madrugada de ayer durante el ataque al puesto de Policía de Rionegro, en el municipio de Puerto Rico (Caquetá), cayó en la humilde vivienda de la familia Barreto Hurtado. En el hecho murió una joven pareja y su bebé.

28 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Jénifer Constanza Hurtado Parra, de 22 años, y su niño de 9 meses de nacido murieron en la casa. Ronald Barreto, también de 22 años y padre del bebé, falleció horas después. La familia estaba durmiendo y no alcanzó a buscar refugio cuando empezaron a explotar los cilindros bomba.

Otros dos menores, de 7 y 9 años de edad y que estaban en la misma vivienda, resultaron heridos.

En este hecho también quedó herido un soldado, según informó ayer la Brigada 12 del Ejército.

Horas antes, en otro ataque de las Farc en el corregimiento de Betania, municipio de Florida (Valle del Cauca), murieron cinco militares (ver nota anexa). Y ayer en la mañana, un atentado en El Tambo (Cauca) dejó tres civiles y dos militares heridos.

Tras el ataque en la inspección de Rionegro quedó destruida totalmente la casa de los Barreto Hurtado, que estaba ubicada a una cuadra del comando de la Policía, y afectadas otras tres viviendas vecinas y el puesto de salud, que quedó semidestruido.

El ataque con cilindros bomba, realizado desde la ribera opuesta del río Guayas, fue atribuido a la guerrilla de las Farc.

En un comunicado, la Brigada 12 del Ejército responsabilizó a alias 'Orlando Porcelana', máximo cabecilla del frente 14 de las Farc. El atentado fue calificado por esa unidad militar como "demencial acción" que "demuestra el carácter terrorista de la organización criminal de las Farc".

"Esta es una región de paso continuo de la guerrilla. Estamos recuperando terreno con este comando relativamente nuevo. Hoy es uno de los comando de mayor riesgo en el departamento", aseguró el coronel Carlos Alberto Vargas, comandante de Policía del Caquetá. La estación de Policía de Rionegro lleva un año y medio en la zona.

Emboscada en el Valle.

Cuatro soldados y un suboficial murieron en una emboscada a una patrulla en el corregimiento de Betania, municipio de Florida, en límites con Cauca. El hecho, atribuido a la columna Gabriel Galvis de las Farc, fue retaliación por el decomiso de marihuana y dos fusiles, según el general Jorge Humberto Jerez, comandante de la Fuerza de Tarea Apolo. Los uniformados asesinados pertenecían a la Brigada Móvil 17 y fueron identificados como el cabo Manuel Francisco Vergara Mestra y los soldados Deybis Miranda, Eduardo Valencia Perlaza, Orlando Londoño Peñaranda y Jorge Mario Trejos García.

Y a las 10:50 de la mañana de ayer, la detonación de un explosivo en el barrio Piedra de Bolívar, en El Tambo (Cauca), dejó heridos a los soldados Jonatan David Ortega y José Orlando Torres, así como a los civiles Herminio Paredes Figueroa, Eduardo Llantén y Asdrúbal Paz, quienes fueron dados de alta en los hospitales Susana López y San José.

* Con información de AFP y EFE