Archivo

Mitos y verdades sobre la tenencia de mascotas

Vivir en una propiedad horizontal, con mínimos espacios libres para las mascotas, es una de las realidades que enfrentan residentes en la ciudad y el área metropolitana.

26 de abril 2012 , 12:00 a.m.

El médico veterinario del CES, Paul Martínez, aclaró a EL TIEMPO algunos mitos y verdades sobre el contacto permanente y en espacios reducidos con las mascotas.

¿Existe algún riesgo sanitario por tener perros y gatos en un apartamento? Hay que ser enfáticos en que una tenencia adecuada no genera ningún riesgo sanitario. Es el mal manejo el que favorece la aparición de algunas infecciones. En cuanto a las alergias es una situación de cada persona. Allí el causante no es el gato o el perro sino la persona que tiene esa deficiencia o enfermedad. ¿Qué infecciones pueden causar los malos hábitos higiénicos? Las más comunes son las infecciones parasitarias. Se manifiestan en síntomas como cambios en los horarios para ir al baño, vómito, diarrea y pérdida de apetito. En algunos pacientes enfermos se pueden transmitir algunos parásitos de piel que se manifiestan con rasquiña y cambios en la coloración de la piel.

Pero la condición es que sea un paciente enfermo porque si no no llevaríamos la convivencia de miles de años con las mascotas. ¿Y hay riesgo de que transmitan algún virus? En cuanto a las virales hay que remarcar que en el Área Metropolitana no tenemos registro de un caso diagnosticado de rabia desde hace 20 años, y que se hacen campañas gratuitas de vacunación periódicamente. La próxima será en junio para que la gente esté atenta. ¿Los besos en el hocico o dormir con las mascotas causa alguna enfermedad? No se tiene ningún hallazgo de que haya problemas de salud con estas muestras de cariño en pacientes sanos. Es una pelea con las mamás pero hay que ser francos: es más común que nosotros les llevemos muchas enfermedades a las mascotas. ¿Qué enfermedades les podemos transmitir? Hay infecciones parasitarias que se originan en humanos y se transmiten a los perros. Esto se da cuando toman agua del sanitario o cuando nos lamen y no nos hemos lavado las manos luego de ir al baño, o cuando sacan papeles de las papeleras de los sanitarios. La vida contemporánea exige vivir en espacios reducidos, ¿qué debe tener en cuenta una persona al conseguir mascota? Son básicamente cuatro puntos: una selección adecuada de la especie y la raza, que sea acorde con la forma de vida de la persona. Para ello es importante que se asesore con un veterinario porque hay animales solo de compañía que se adaptan muy bien.

Lo segundo es educar muy bien al animal para que no genere conflictos de convivencia en la casa, especialmente educarla por el ruido. Lo tercero es un manejo responsable por parte del dueño de las excretas, que son un conflicto común. Por último es necesario un manejo responsable del plan sanitario de las mascotas. ¿Cómo es un manejo adecuado de las mascotas? Una correcta vacunación,la desparasitación cada cuatro meses en promedio, los baños que para perros son después de 30 días y para gatos cada dos o tres meses y el manejo responsable de las excretas.

El dueño es el único responsable Para Sara Sierra, médica veterinaria del CES, es necesario reiterar que la responsabilidad de una mascota recae en el propietario. "Hay muchas personas que culpan a la mascota porque es el que hace el popó, pero no es culpa de él sino del propietario que no lo recoge ni le enseña", añade Sierra.

Según ella, es necesario recordar que la mascota no es un juguete sino un ser vivo que tiene muchas necesidades y cuidados. Entre ellos están la alimentación, el juego, el ejercicio, la atención médica y, lo que es más importante, dedicarles tiempo de calidad. Alfonso Álvarez, director de la Asociación de Propietarios, Arrendatarios y Administradores de Propiedad Horizontal (Asurbe), enfatizó que las mascotas deben pasar de ser generadores de conflictos entre vecinos a un factor integrador y de sana convivencia.

"Debemos generar procesos que tiendan hacia allá: la sensibilización y la educación", añadió. Para Álvarez las administraciones de las distintas propiedades horizontales de la ciudad deben cuestionar el manejo que históricamente han hecho del tema de las mascotas