Archivo

Contraflujo divide en dos a La Mesa

En cada puente festivo, la vía que de La Mesa conduce a Bogotá recibe miles de carros que regresan a sus hogares en el marco del plan retorno.

26 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Pero en ese contraflujo, que solo permite el paso de vehículos en un sentido, de once de la mañana a once de la noche, el municipio queda dividido en dos.

Los habitantes quedan bloqueados o, en el caso de que intenten cruzar la vía, expuestos a sufrir un accidente.

"Vivimos una situación caótica, pues el municipio queda dividido en dos", aseguró el alcalde de La Mesa, Rodrigo Guarín Lesmes.

Solo existen dos puentes peatonales, pero están en los extremos. Lo crítico es que en uno de los lados bloqueados queda la plaza de mercado, y en el otro se encuentran el parque central y la sede de la alcaldía.

Los turistas que están en el "costado oriental" no pueden ir a los miradores, porque estos quedan en el costado occidental y viceversa.

Es más, durante las 12 horas que opera el contraflujo nadie puede llegar al municipio, pues debe esperar a que termine para desplazarse por la vía en sentido contrario. El alcalde ya ha vivido esa situación. La última vez fue el Domingo de Resurrección, cuando casi no puede regresar a su vivienda desde Bogotá.

Con el fin de encontrar una solución a la incomunicación, Guarín radicó una carta en el Ministerio de Transporte, en la cual solicita que el contraflujo se inicie desde La Gran Vía, con el fin de que los vehículos puedan ingresar a cualquier hora a La Mesa. Además, se sugirió instalar reductores de velocidad que minimicen el riesgo de accidentes para los peatones. Por ahora, se realizan jornadas de recolección de firmas para pedir medidas urgentes