Archivo

Precios de la vivienda usada suben como los de la nueva

La vivienda usada subió (en términos reales, es decir, descontando la inflación) 5,48 por ciento en el último trimestre del 2011 con respecto al mismo periodo del 2010, informó el Banco de la República. (VER GRÁFICO: VIVIENDA USADA VS. NUEVA)

24 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Sin descontar la inflación, los aumentos de precios fueron de 9,59 por ciento, alza casi igual a la de la vivienda nueva, de 9,74 por ciento, que fue informada previamente por el Dane.

Vale recordar que la oferta de segunda perdió dinamismo cuando, en abril del 2009, se puso en marcha el subsidio a la tasa de interés hipotecario. Esto motivó a la gente a comprar vivienda nueva, especialmente en estratos medio y medio-bajo, respaldados con esta figura. Al acabarse el auxilio y al presentarse incrementos en los segmentos altos -el año pasado el precio aumentó 8,4 por ciento-, la tendencia cambió, y esto ha jalonado los valores de la vivienda de segunda.

"Muchas personas interesadas en cambiar el apartamento o la casa actual han optado por adquirir una usada y remodelarla", asegura Carlos Torres, presidente de la compañía de financiación de vivienda, Acercasa.

"No solo les sale más barata, sino que pueden adquirir inmuebles con áreas más amplias", asegura Gabriel Herrera, jefe de la división de vivienda de la caja de compensación familiar Colsubsidio, quien también advierte que en la medida en que los valores de la tierra sigan subiendo, lo mismo sucederá con la oferta residencial nueva. Herrera asegura que la participación de este insumo en el valor final oscila entre 16 y 18 por ciento, en promedio, aunque puede variar según la ciudad.

Sin embargo, este peso se transmite al comprador final y, en parte, afecta la decisión de compra.

A la situación con los precios de la oferta usada los analistas le agregan otra variable: el alza en las cifras de financiación, que durante el año pasado aumentó 13,3 por ciento, según datos reportados por el Dane. Al desglosar las cifras, la vivienda usada está a la cabeza, con un aumento de 19,9 por ciento frente al 2010, mientras que para la nueva fue de 7 por ciento.

La tendencia de precios seguramente se mantendrá, pues los precios de la oferta nueva siguen subiendo