Archivo

Actiu consolida su presencia en Colombia

Marcos González, director internacional de exportaciones de la firma española Actiu, que fabrica muebles para el sector corporativo, estuvo en Colombia para asistir a la apertura de una sala de ventas en Bogotá, impulsada con la empresa colombiana Kassani.

21 de abril 2012 , 12:00 a.m.

El empresario reconoció el potencial de Colombia en el sector inmobiliario y en el mercado complementario de muebles -que es su fuerte-. Sin embargo, recomendó tener precaución con el crecimiento.

González también habló de las posibilidades del país en estos dos frentes y de la reciente crisis europea.

¿Cómo se ha comportado el mercado inmobiliario europeo? Todavía se encuentra en recesión como consecuencia de la crisis provocada por los inadecuados usos inmobiliarios. España, que tenía un crecimiento sostenido, ha sido uno de más afectados; sin embargo, los gobiernos siguen en su intento de frenar una caída que, hay que reconocerlo, continúa.

Esta crisis ha llevado a las empresas europeas a buscar mercados alternativos, ¿Colombia es uno de ellos? Sí, aunque también exploramos opciones en México y Estados Unidos, y en países del Medio Oriente.

Lo que queremos -para el caso de nuestros productos- es implementar nuevas tecnologías, equipamientos y conocimientos del sector para contribuir con el desarrollo de esos mercados; por eso, Kassani, el aliado en Colombia, hace una labor comercial muy fuerte para fortalecer nuestros servicios. ¿Colombia tiene potencial para compensar el bache que atraviesa España?, ¿qué lectura le da al caso específico de los muebles? Como muchos países de la región, Colombia se encuentra en una etapa de crecimiento y necesita invertir, por ejemplo, en equipamiento y España, entre otros países europeos, puede aportar demasiado conocimiento y tecnología.

La situación está ligada al auge constructor e inmobiliario; de hecho, Colombia lo está viviendo. ¿Cree que se podría generar una crisis similar a la de España? Está entre las posibilidades. Por eso los gobiernos deben gestionar el crecimiento sobre bases sostenibles, sin generar una explosión o mucha demanda y poca oferta, por el endeudamiento. No deben cometer los mismos errores nuestros