Archivo

El futuro de las sillas para niños

Los avances en sistemas de seguridad para niños a bordo de los autos están en constante desarrollo.

21 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Lo último en este campo es el proyecto Carkoon, un prototipo de silla de seguridad diseñado por la compañía británica Cool Technologies, presentado por el británico Preston-Powers, a quien se le ocurrió la idea luego de hablar con un bombero de Sussex que no pudo rescatar a un bebé dentro de un coche en llamas. El proyecto, que anda tras financiación, busca producir una supersilla de forma ovoide para los más pequeños, fabricada en Kevlar, (material altamente resistente y utilizado en la fabricación de chalecos antibala y en habitáculos de los autos de Fórmula 1), junto con un sistema pirotécnico de cierre, parecido al que utilizan los airbag.

Es este aspecto lo que la hace especial, pues una vez activado, la silla se convierte en una cápsula, enclaustrando al niño, y evitando que los objetos que estén sueltos en el habitáculo lo puedan golpear. Incluso lo protegen, en el caso hipotético de un incendio dentro del vehículo, gracias a que es resistente al fuego. Igualmente tiene un sistema de localización, vía GPS, que puede ser conectado con las centrales de emergencia de la ciudad para de esta manera notificarles que se ha presentado un accidente.

Este sistema, de poder ser desarrollado masivamente, sería un avance mayor en lo que a seguridad infantil se refiere. Según sus creadores la silla sería comercializada a un precio no superior a los 600 euros.

En las últimas décadas las compañías automotrices y la legislación vial en casi todos los países, han puesto especial atención en los más pequeños de los hogares mediante la exigencia de la utilización de sillas retenedoras, especialmente diseñadas para ellos, y que los autos desde su fabricación cuenten con sistemas de anclaje tipo Isofix. Nuevos estudios, mejoras en los diseños y el empleo de nuevos materiales de construcción han llevado a que las sillas para niños sean cada vez más seguras. De concretarse el proyecto Carkoon, sería toda una revolución en la seguridad