Archivo

Vereda La Patera, en Ubaté, un año bajo el agua

El sueño que da vueltas en la cabeza de Julián Flechas, un ganadero de la provincia de Ubaté (Cundinamarca), es recuperar su finca, ubicada en la vereda La Patera, y volver a ver sus vacas pastando.

20 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Hace dos días, el invierno volvió a causar estragos en esta zona. La ruptura de un jarillón de 20 metros en el canal de desagüe de la laguna de Cucunubá dejó inundadas, por tercera vez, 400 hectáreas.

"Mi tragedia empezó hace un año. El invierno inundó la vereda, y desde entonces las quince fincas ganaderas aledañas tuvimos que marcharnos", cuenta el hombre.

Flechas, así como los demás damnificados, dice que se ha visto seriamente afectado por las pérdidas cuantiosas. Uno de ellos se atreve a decir que la producción lechera bajó un 70 por ciento.

"Tenía 90 vacas, eran mi fuente de producción; al día podía extraerles 2.500 litros de leche, y haciendo cuentas he perdido más de 600 millones de pesos", contó Julián.

Los propietarios de las fincas tuvieron que vender el ganado a bajo precio.

"Generalmente, una vaca vale entre 4 y 5 millones de pesos; por la premura de los patrones de venderlo, pedían entre 1 y 2 millones", dijo Guillermo, uno de los capataces que trabajó durante cuatro años en una de las fincas. Henry Lopera, delegado de la Gobernación de Cundinamarca para la Provincia de Ubaté, aseguró que ayer en un trabajo conjunto entre la Gobernación de Cundinamarca, la CAR, el Ejército, la Policía, la Defensa Civil y los Bomberos ubicaron pilotes (trozos de madera) y lonas rellenas de recebo para tapar el boquete. "En tres días podría terminarse la operación". Según Édgar Bejarano, director de la CAR, en el sector hay áreas que están por debajo de los niveles de la laguna, por lo que son propensas a inundarse. "De ahí que se repita la situación en cada ola invernal y que sea necesario una obra de ingeniería definitiva", dijo el funcionario