Archivo

Primera caída de número de inmigrantes en España

La población inmigrante bajó en España en el 2011 por primera vez en los últimos años, en un claro contraste con la década pasada, cuando crecía con enorme rapidez. (VER GRÁFICO: MÁS DE 28.000 COLOMBIANOS SALIERON DE ESPAÑA EN UN AÑO)

20 de abril 2012 , 12:00 a.m.

La crisis económica que tortura al país consiguió el propósito que habían buscado algunos políticos.

De acuerdo con cifras preliminares del Instituto Nacional de Estadística (INE), al primero de enero de 2012 se registró una reducción de 0,7% de extranjeros. Los inmigrantes representan el 12,1% de la población y se sitúan en 5'771.040. Después de los ecuatorianos, los que más descensos registraron fueron los colombianos. Ahora hay 28.506 menos; algunos de ellos podrían permanecer en la península, pues la cifra no discrimina el número de los que han adoptado la nacionalidad española.

Se registran 54.330 ecuatorianos menos y 14.374 bolivianos menos. Estas tres nacionalidades suramericanas son las que más descensos marcan.

Aún así, la comunidad colombiana en España es importante: llega a 244.670 personas. Tras los marroquíes (783.137) y los ecuatorianos (306.380), se sitúan en el tercer lugar de los extranjeros que no pertenecen a la Unión Europea.

Los aumentos más notorios de inmigrantes se registran entre los paquistaníes, con un incremento del 13,5% (suman 79.626), y los chinos, que subieron un 5,2% (son 175.813). En general, hay 47'212.990 habitantes en España. Esto significa un aumento de 22.497 con respecto a los registrados el primero de enero de 2011.

Pero a pesar de este incremento, se ha visto que los mismos españoles están emigrando. Entre enero y marzo de este año, se han ido 27.004. Constituyen más del doble de los que partieron en ese mismo período del 2011 (12.850), según el Instituto Nacional de Estadística.

La razón principal que lleva a los españoles a hacer la maleta es el desempleo, que se acerca al 23%. Los destinos preferidos del año pasado fueron el Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Alemania.

Es posible que la tendencia continúe en los próximos años, tanto en el número de españoles que se marchan como en el de los extranjeros que vuelven a su tierra. Las expectativas para recuperar la senda del crecimiento de la economía de España en el corto plazo no son optimistas y constituyen la principal puerta de salida del país