Archivo

Tras un año, la U. Santiago busca alejar crisis y pugnas

Entre debates, pugnas jurídicas y cambios, la universidad Santiago de Cali (USC) sigue buscando despejar su horizonte al cumplirse un año de momentos críticos.

17 de abril 2012 , 12:00 a.m.

De un lado están las directivas que ven luces y defienden decisiones para solventar los aprietos financieros, mientras que hay quienes critican despidos masivos y deterioro de condiciones laborales.

Arturo Arenas, vicerrector de la antigua Usaca, hoy USC, dice que la Universidad vive un buen momento y considera que desde abril de 2011, cuando asumió el rector, Carlos Andrés Pérez, se inició un ajuste necesario. "Un proceso para corregir problemas financieros y administrativos que tenían a la Universidad en circunstancias difíciles. Los salarios estaban atrasados, no había atención de las Eps a los trabajadores y teníamos deudas de parafiscales e impuestos. Se han realizado ajustes que seguramente han generado incomodidades y molestias a quienes han resultado afectados", agregó.

Actualmente, la USC cuenta con 14.400 estudiantes de pregrado y 950 de posgrado en las sedes de Cali y Palmira. Son 1.300 docentes. Hace un año se habló de un déficit de 57.000 millones de pesos, pero el dato no se precisa. Arenas explicó que uno de los ajustes fue en nómina y por eso no se renovaron contratos. "Son decisiones que no nos gusta tomar, pero que se dieron por responsabilidad y el bien de la institución", dijo.

Las directivas impulsan una reforma que pasa de 121 a 27 los integrantes del Consejo Superior.

Por los pasillos aún se habla del último año, cuando las manifestaciones llevaron a la salida del rector Ever Celín Navas, y la elección de Pérez.

También circulan las manifestaciones que insisten en una 'Asamblea Constituyente Universitaria', que promueva un cambio real para la institución.

Según el Movimiento Estudiantil, la constituyente permitirá "remover las estructuras que anquilosan a la USC en el clientelismo, la politiquería, la incultura y la inferioridad académica".

Otros sostienen que la reestructuración que necesita la Universidad no se ha iniciado y a cambio se presenta el retiro sin justificación de docentes y personal administrativo. El profesor Alexander Cifuentes, que con 14 años de docencia, salió de la Universidad, dijo eso "fue producto de no compartir el nuevo régimen en la USC".

Un juzgado le dio la razón al elevar una tutela y ordenó su reintegro a la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. "Este es un precedente de lo que puede venir para la Santiago por las decisiones desacertadas y la falta de experiencia", dijo Cifuentes.

Al menos 20 docentes y 150 empleados del área administrativa han salido. Según los quejosos, sin tener en cuenta que han desmejorado las condiciones laborales con incrementos salariales bajos y disminución de horas cátedra