Archivo

Fin de la luna de miel

16 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Si es nacional piden un extranjero; si llega un extranjero, protestan que van a robar la plata... Si trabajan porque trabajan, si no trabajan porque son unos vivos que se llevan un dineral pasando la dolce vita. ¿En qué quedamos...? En Perú se armó un escándalo nacional porque un hincha increpó en el aeropuerto a Sergio Markarián tras la derrota ante Chile por 3 a 0 y este le dijo "miserable". Porque le pagan bien, mucha gente cree que el técnico está obligado a garantizar triunfos y clasificaciones mundialistas. O que debe tirar el centro y cabecearlo. Pero si no hay buenos jugadores...

En Colombia se desató la polémica porque Pékerman ordenó hacer unos microciclos de ensayos con jugadores del torneo local. Es algo habitual, algunas conclusiones se sacan. Bielsa lo hizo en Chile, Chiqui Arce en Paraguay, en Ecuador es costumbre, en Argentina está la selección 'local'. Es una práctica conocida, pero, así no lo fuese, el técnico es Pékerman, él lo dispuso y punto. Si no tiene atribuciones para decidir eso, o si debe pedirle consejo a Comesaña o al periodismo, sería una figura decorativa, un adorno, un cenicero en un avión.

En el medio local juega Dorlan Pabón; eso sólo le da al técnico el derecho de explorar el medio local. Es el jugador más espectacular de la Selección Colombia hoy (incluido Falcao). Macnelly Torres juega en Colombia, otro seleccionable. Significa que, aunque esta vez no estén porque no citaron a los de Nacional, inmerso en la Libertadores, de allí se pueden rescatar valores interesantes.

El cargo de seleccionador es así, en siete meses no hay más que un partido amistoso, o dos, y los jugadores de la selección están en Europa, eso lo determina la realidad. Que la tarea de Pékerman no sea visible es achacable a una situación peculiar no generada por el entrenador. De haber esperado los dirigentes siete meses para contratarlo habrían llovido críticas de por qué perdían el tiempo. Por un lado lo quieren ver con el buzo y el silbato, por el otro se critican los microciclos. ¿Cómo se entiende? Estas son anécdotas. La verdad está en junio, en los partidos ante Perú y Ecuador. Si el equipo juega bien y obtiene resultados, de los microciclos no hablará nadie más. A Pékerman hay que juzgarlo por el funcionamiento del conjunto. Y por si logra el objetivo. Él sabía que tendría poco tiempo de trabajo, aceptó un desafío fuerte, pero le gustó el baile y se metió en él.

Ahora tiene que poner el pecho.

No obstante, el matrimonio de Pékerman con Colombia recién está comenzando.

Hasta ahora ha sido un buen esposo. Jugó un partido, ganaron, gustaron, hubo besos... ¿De qué sirve tirarle piedritas por un tema menor como este de los microciclos? ¿Qué se gana? ¿Quién protesta... los clubes? Si cada jugador que va a la selección se cotiza el doble.

Pékerman obtiene un dato en limpio con esto: sabe que se acabó la luna de miel con él.