Archivo

Gobierno peruano busca a plagiados

El conflicto por el secuestro de 36 contratistas en el distrito de Echarate, en la región de Cusco, ya dejó una víctima mortal y tres heridos.

13 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Nancy Flores, capitana de la Policía Nacional del Perú murió tras un ataque de Sendero Luminoso contra uno de los helicópteros que transportaba a militares enviados para encontrar a los plagiados. El secuestro de 36 trabajadores de una empresa constructora sueca y una peruana, por los que la guerrilla de Sendero Luminoso pide 10 millones de dólares, completó ayer su cuarto día en medio de la negativa del Gobierno a negociar y el envío de 1.500 soldados a la zona. El gobierno peruano descartó cualquier tipo de negociación por la liberación de los trabajadores de la constructora sueca Skanska y la local Construcciones Modulares, al tiempo que reafirmó la lucha sin cuartel contra la guerrilla. El presidente Ollanta Humala se pronunció ayer por primera vez sobre el hecho y dijo que las autoridades "tienen rodeada la zona de operaciones" y que trabajarán para recuperar con vida a los trabajadores y capturar a los secuestradores. "El Gobierno no negocia con terroristas, el Gobierno actúa en el marco de la ley", dijo el ministro de Justicia, Juan Jiménez, en declaraciones a un canal de TV local. En Lima, representantes de Skanska contactados por teléfono por la AFP declinaron confirmar o negar si existe una negociación en curso que los involucre para concretar el pago del rescate, como especula la prensa peruana. El secuestro fue dirigido por el 'camarada Gabriel', miembro de la facción de Sendero Luminoso que actúa en el valle del río Apurímac-Ene (Vrae), que es el ala más dura de la guerrilla. El Vrae es una de las rutas del narcotráfico en Perú. "Es un mensaje grave que pone en juicio la capacidad de las autoridades de brindar seguridad a las grandes inversiones y a la gente de a pie", indicó a la AFP el analista en temas de seguridad Rubén Vargas. El secuestro ocurre además en la misma zona donde se encuentra el yacimiento gasífero de Camisea, el más importante del país andino