Archivo

La oportunidad se les volvió 'dolor de cabeza'

A un grupo de universitarios la Alcaldía de Itagüí los tiene pasando el parcial más duro de sus vidas.

11 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Todo porque los beneficiaron con becas para subsidiar los costos de las carreras y su manutención, y a estas alturas del año aún no les han desembolsado los recursos.

Susana Serrato, por ejemplo, está a cinco semanas de terminar el semestre de diseño de vestuario en la Universidad Pontificia Bolivariana y todavía no ha cancelado la matrícula. Teme que en cualquier momento la saquen de clase. Y no es la primera vez que se retrasan con el pago. Aunque la demora nunca había sido de tres meses. El programa de becas empezó a funcionar con la anterior administración. Con él buscaban estimular la profesionalización de los mejores egresados de instituciones públicas del Municipio. Escogen 50 jóvenes cada año basándose en los resultados de las pruebas Icfes y los promedios en las materias. Les dan cinco salarios mínimos por semestre. Aunque las características de la beca más que la de un premio por ser los mejores bachilleres parecen las de un castigo: no pueden perder ninguna materia. Ni siquiera tienen la opción de cancelar algún curso y donde el promedio baje de 4 quedan automáticamente fuera, sin importar la causa por la cual haya desmejorado el nivel académico. Y, para completar, deben cumplir 40 horas de servicio comunitario. Es decir, los requisitos de todas las becas que se ofrecen en el valle de Aburrá juntas en una sola. En el caso de programas como el Fondo EPM, que tiene a más de 18 mil beneficiados, exigen para inscribirse un promedio de 3,3. Para mantener la beca necesitan una nota de 3,5 en cada semestre, además de unas horas en trabajo comunitario. El fondo de becas 'Mejores bachilleres' del municipio de Sabaneta también tiene parámetros parecidos y la exigencia en el promedio también es de 3,5. Por eso, en un derecho de petición que está preparando un grupo de becarios, no solo le piden a la Administración que agilice el pago, sino que además solicitan una restructuración de los requisitos del programa ya que el número de jóvenes que pierden la beca va en aumento. Se han dado casos en los que un estudiante queda fuera por sacar, por ejemplo, un 3,97 en el semestre. Frente a la preocupación e inconformismo por parte de los becarios, Juan Carlos Vanegas, subsecretario de Calidad Educativa de Itagüí, explica que los retrasos a la hora de consignar los dineros se deben a que la actual Administración, que empezó el 2 de enero, recibió "la olla pelada". No había un peso con qué pagar. Apenas ahora se han conseguido fondos para cancelar las más de mil deudas pendientes que tiene el Municipio. Vanegas asegura esta semana la Alcaldía empezará a consignar los dineros a los jóvenes y, además, pidió un poco de comprensión pues solo llevan tres meses". Agrega que el actual alcalde está comprometido con el programa de becas. Al punto que ya en el Concejo, por petición de la Administración, se aprobó la reformulación del proyecto.

Reformularán el programa de becas Juan Carlos Vanegas, subsecretario de Calidad Educativa de Itagüí, afirmó que el actual alcalde,Carlos Andrés Trujillo, está comprometido con el programa de becas. Al punto que ya en el Concejo, por petición de la Administración, fue aprobada la reformulación del proyecto con lo que buscarán, entre otras cosas, eliminar la compensación social y bajar el promedio que se pide para conservar el subsidio pues el nivel de deserción es cercano al 50%