Archivo

Cuarenta años hablando con Mario Rivero

Entre copas de ron, el pintor Alejandro Obregón y los poetas Mario Rivero y Hector Rojas Herazo hicieron un pacto: quien muriera primero tendría que volver a contarles a los otros dos cómo era la vida después de la muerte. El último sobreviviente fue Rivero, que le contó esta historia a su hijastro, Fausto Panesso, pese a que aún no había recibido visita alguna desde la otra vida: "Debe ser complicado y misterioso el más allá", le decía.

11 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Lo verdaderamente misterioso es que los tres amigos murieron un 11 de abril: Obregón, en 1992; Rojas, en el 2002, y Rivero, en el 2009.

Esa coincidencia llevó a Panesso a enviar a la imprenta hoy -11 de abril- su libro Memorias de su memoria, una recopilación de conversaciones que durante 40 años sostuvo con Rivero y que publicará con Laguna Editores, en el mes de mayo.

Cuestiones como la utilidad de una musa para escribir poesía, el dolor del escritor o su opinión respecto a personajes importantes de la literatura son algunos de los temas que se discuten en el texto. Las ilustraciones de la publicación son de Obregón, además de algunos dibujos inéditos que Rivero les hizo a sus nietos