Archivo

Minas antipersona, tarea de docentes

Fue a mediados del año pasado cuando los caminos veredales de Pradera empezaron a quedar desolados. Los rumores de minas antipersonales sembradas en vías, potreros y acueductos, sacaron a campesinos e indígenas de sus casas, mientras otros quedaron confinados con su miedo.

08 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Por esos días un soldado perdió sus piernas y una vaca en el resguardo Ket Wala quedó destrozada. En ese momento en las faldas de las montañas se inició una tarea para evitar que más accidentes e incidentes con minas antipersonales (Map) y municiones sin explotar (Muse) sorprendieran a la población civil. Así, hasta las zonas medias y altas de Pradera, Florida, San Pedro y Tulúa - los más afectados con estos artefactos- llegó el Programa Educación en el Riesgo de Map y Muse, con el que se ha formado a 120 campesinos e indígenas y otros 80 líderes han aprendido primeros auxilios.

"Se busca que adquieran comportamientos seguros y en caso de accidente presten atención inicial", dice el gestor de Paz, Frangey Rendón.

Por eso, ahora en sus mochilas los líderes cargan agendas con los ocho pasos a seguir en caso de accidente. Desde 1990 hasta la fecha se han registrado en el Valle 235 accidentes con minas antipersonales. Este año ya son seis. En los próximos días se iniciará la segunda fase que llegará a dos municipios, Jamundí y otro por definir. La idea es llegar a cada una de las 22 localidades afectadas con la instalación de minas. Y se alista un proyecto que busca formar como multiplicadores a los docentes de escuelas rurales. Recibirían material y formación sobre cómo evitar accidentes, para luego trasmitirla a sus alumnos y convertir al Valle en el primer departamento en emprender esta labor. Se espera que al terminar el mes esté listo el convenio con la Secretaría de Educación y las comunidades indígenas asentadas en 16 municipios, a través de la Organización Regional Indígena del Valle