Archivo

'Primiparadas' que pueden arruinar platos

Nada más decepcionante que invertir tiempo, dinero y energía para sorprender a amigos o familiares con algún platillo y que el resultado sea un desastre. Estos consejos le ayudarán a sortear los errores más comunes en el momento de aventurarse a cocinar.

08 de abril 2012 , 12:00 a.m.

1 El chef fuera de base Suponga que está preparando una salsa para pasta y la receta le pide que cocine el ajo con mantequilla y que, luego, agregue la cebolla picada. Pero, ¡oh sorpresa!, no la tenía lista. Rápidamente, usted hace los cortes, mientras el ajo sigue su proceso de cocción, se quema y, finalmente, arruina por completo la preparación. Moraleja: en la cocina hay que tener todo listo, utensilios, herramientas e ingredientes antes de empezar a preparar una receta. Tómese el tiempo suficiente para leer las indicaciones de pies a cabeza. Es la única manera de tener buenos resultados y evitar percances de último minuto.

2 Improvisar con el salero La sal es el condimento infaltable, pero a la hora de añadirla debe tener en cuenta la cantidad y el momento justos. Si quiere dorar el alimento, debe ponerla al final, pero si quiere sudar o transparentar verduras, debe agregarla al principio. Si la va a añadir a los champiñones, hágalo siempre al terminar la cocción, para que se doren y no suelten tanta agua. La carne debe salarse en el momento de darle la vuelta, sobre la corteza dorada, nunca en crudo, porque puede quedar seca y dura. Pruebe antes de servir, para que los comensales no se lleven una salada o insípida sorpresa.

3 El miedo al cuchillo Los cuchillos son los mejores amigos de un cocinero. Al contrario de lo que se cree, mientras más afilados estén, menos peligrosa será su manipulación.

Cuando el cuchillo tiene poco filo, se ejerce mucha presión sobre el alimento para cortarlo, y un mal movimiento puede producir graves heridas. Nunca los lave con agua caliente, pues esta práctica hace que vayan perdiendo el filo gradualmente.

4 Fritura o fritanga Cuando freímos y el resultado es grasoso, poco crocante y con un fuerte sabor a aceite, algo hicimos mal. Para una correcta fritura, el primer secreto es secar bien el alimento y calentar mucho el aceite. Cuando tenga la preparación en el fuego, revuélvala suavemente. Retírela a un papel absorbente y, solo en ese momento, agregue sal y pimienta. Evite utilizar el mismo aceite por mucho tiempo.

5 La receta 'pegote' Si desea que sus preparaciones queden con un hermoso y apetitoso color bronceado, es muy importante tener en cuenta el control de las temperaturas.

La principal recomendación es que caliente la olla o la sartén durante dos minutos, aproximadamente, antes de agregar el aceite o cualquier otro ingrediente. De esta forma evitará que sus recetas le queden sosas, sin color o, peor aún, que se adhieran a la sartén como si hubiera utilizado pegante. .

6 La carne tiene su ciencia Algunos trucos para preparar la carne al estilo de los mejores restaurantes: no la cocine recién salida de la nevera; séllela por lado y lado, en una sartén bien caliente, para que se forme una costra crocante y en su interior se mantenga jugosa; termine de cocinarla en el horno, así evitará que se queme si la desea bien cocida; no la mueva mientras toma color y jamás la corte recién cocinada, déjela reposar unos minutos y, entre tanto, sazónela con sal gruesa, preferiblemente