Archivo

'El sargento Forero me dejó el saíno en comodato': A. Jara

El gobernador del Meta, Alan Jara, salió premiado por los soldados y militares que fueron liberados por las Farc el lunes pasado.

04 de abril 2012 , 12:00 a.m.

José Libardo Forero le regaló un saíno, el mamífero que los colombianos vieron caminar por la pista del aeropuerto Vanguardia, de Villavicencio, detrás de su amo. El animal tiene unos cuatro meses.

Cuentan que es usual que los guerrilleros hagan jornadas de cacería de estos ejemplares, y que por lo general las crías quedan dispersas en el monte.

Cuando Forero la halló, la adoptó, y desde entonces la había alistado como regalo para el gobernador Jara, de quien tiene buenos recuerdos cuando fueron compañeros de cautiverio.

La sorpresa de Jara fue grande cuando el sargento Forero se acercó, lo abrazó y descubrió que tenía un animal entre sus brazos. "Cuídelo', me dijo, y me lo entregó", contó ayer Jara.

Cuando los liberados ya habían salido rumbo al avión que los llevaría a Bogotá, un policía llegó corriendo y le entregó un papel y le dijo que se lo mandaba Forero. "Solo después me di cuenta de que eran las instrucciones para cuidar al saíno", contó el mandatario, quien ayer se llevó el cerdo salvaje, al que bautizó 'Josefo' en honor al sargento Forero, al veterinario.

En el escrito, en una hoja de papel de cuaderno cuadriculado, con tinta roja, están los seis puntos que Jara debe tener en cuenta para atender al animal.

Según la instrucción, a las 6 de la mañana hay que darle tinto, "preferiblemente Nescafé, con buen dulce. El desayuno debe ser entre las 7 y las 8, y puede ser caldo, para lo cual -aclara la carta- le deja "la paila adjunta". "De la paila no sé; yo creo que se le quedó en el equipaje", contó Jara. "Le gusta la arepa frita y la carne por pedacitos", y la sobremesa debe ser chocolate o tetero.

Las mediasnueves pueden ser cualquier cosa, "pero con poquito dulce" y el almuerzo, aguamasa. A las tres se le puede dar cualquier cosa, "pero que tenga dulce", ya sea plátano o una fruta. "La comida sí debe ser seca para evitar que orine mucho", dice la carta.

Pero Jara, creyendo que el saíno comía lo mismo que cuando él estuvo en cautiverio, intentó darle de almuerzo arroz con alverjas y mollejas, pero solo se comió las mollejas. "Debe estar 'mamao' de comer arroz con alverjas, que es lo único que le dan a uno cuando está secuestrado", afirmó el gobernador Jara.

El instructivo de Forero termina señalando que "si no lo puede tener", habría que regalarlo al parque Los Ocarros, en Villavicencio