Archivo

Alcalde de Cartagena reversa medida de no uso de playas

Luego de la barahúnda que se formó en la ciudad y el país por el anuncio que hiciera la semana pasada el alcalde de Cartagena, Campo Elías Terán Dix , de cerrar todas las playas de Cartagena, durante la VI Cumbre de las Américas, ayer se conoció que había echado reversa a la polémica medida.

02 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Según Terán, el cierre no será total sino parcial, y anunció que decretará la Ley Seca los días viernes 13 y sábado 14, y como días cívicos desde el 12 hasta el 14 de abril, los de mayor movimiento durante la Cumbre.

El Alcalde de los cartageneros dijo que este lunes se conocerá en su totalidad el decreto en el que anuncia las medidas restrictivas con motivo de la Cumbre y que mantienen en ascuas a los cartageneros.

"No habrá cierre total de playas, sólo habrá sitios con paso restringido por cuestiones de seguridad y así lo debe entender el pueblo cartagenero", dijo Terán Dix.

En ese sentido, el Mandatario local envió un mensaje a los habitantes de La Heroica para que tengan un poco de comprensión y tolerancia y así pueda transcurrir la Cumbre sin ningún contratiempo.

El anuncio de esta medida generó una ola de protestas en la ciudad, teniendo en cuenta el alto número de personas que se perjudicarían por la misma.

Terán advirtió que la comunidad debe entender que son 34 delegaciones del mismo número de países las que estarán durante esos días en la ciudad.

"Las pocas vías de la ciudad deben estar despejadas para efectos de la movilización de los presidentes y sus comitivas. Además, son 14.000 miembros de la fuerza pública, los que custodiarán el Centro Histórico y el sector turístico, por lo que se incrementarán las requisas y la gente debe acostumbrarse a eso", indicó.

Por su parte, el secretario del Interior, Nausícrates Pérez Dautt, dijo que serán unas 35 mil personas las que estarán movilizándose por diferentes sitios de la ciudad, algo que exige un compromiso serio de las autoridades.

Según Pérez Dautt, en Cartagena hay 5.200 taxis, unos 1.900 buses urbanos y 45.000 motocicletas, que durante la Cumbre no podrán usar las mismas vías