Archivo

De Inglaterra, máscaras y melodrama

El gran maestro de mimos, Jacques Lecoq, solía decir que "el teatro y la creación son asuntos de la experiencia real". Y esa, precisamente, fue la enseñanza que uno de uno de sus más jóvenes discípulos, el inglés George Mann, aplicó en su más reciente obra: Paraíso translunar, que se presenta en el Teatro Nacional Fanny Mikey.

01 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Poco después de graduarse de la Universidad Royal Holloway, de Londres, y de haberse entrenado en la Escuela de Teatro Jacques Lecoq, de París, a su padre le diagnosticaron un cáncer con el que luchó cinco años. Así que Paraíso translunar habla de la pérdida y de la muerte. Está basada en la tercera parte de La torre, un poema del irlandés W. B. Yeats, y cuenta la historia de William, un anciano que acaba de perder a la mujer con la que estuvo casado durante 60 años. Narrada en dos tiempos, pasado y presente, recoge distintos momentos de la vida en pareja, mientras William reflexiona sobre la ausencia. Durante la hora y diez minutos que dura el montaje no se dice una sola palabra: la música, los gestos y las máscaras le dan forma a la narración. Expertos como Lyn Gardner, crítica teatral del diario inglés The Guardian; Tom Lamont, de The Observer, y Donald Hutera, de The Times, coinciden en que la obra sorprende por lo conmovedora: "Paraíso translunar me movió (a mí y a muchos otros entre una audiencia lagrimeante) por su método único y devastador -escribió el crítico de The Observer-, en el que utiliza únicamente la gestualidad para inducir reflexiones sobre el dolor, sin restarle al sujeto por tratar de describir lo indescriptible".

Lo que más han destacado los jurados de los festivales en los que ha sido premiada es la maestría técnica con la que Mann -no solo director, sino también protagonista- involucra al espectador. La máscara, un elemento tradicionalmente cómico, en esta ocasión sirve para darle un tono a la obra: "Uno de los retos del melodrama es encontrarle su ritmo -dice Mann-. Aquí, las máscaras crean una sensación de viajar en el tiempo y nos obligan a transportar nuestra imaginación; evocan el teatro de títeres, lo que la hace muy emocional"