Archivo

UNIDAD DE CRITERIO SOBRE GLIFOSATO EXIGE GAVIRIA

La controversia en torno del uso de glifosato para fumigar cultivos de amapola llegó al Palacio de Nariño. Ante la polémica, el propio Jefe de Estado decidió citar una sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Estupefacientes, integrada por los ministros Justicia, Defensa, Educación, Agricultura y Salud.

20 de febrero de 1992, 05:00 am

Enérgico y apoyado en estadísticas e informes oficiales sobre comercialización y uso de glifosato en Colombia un millón y medio de litros sólo en 1991 el Presidente César Gaviria exigió unidad de criterios en torno al uso del herbicida y censuró la actitud del Ministro de Salud, Camilo González Posso, de Ad-M19, crítico de la medida.

La reunión coincidió con anuncios en el sentido de que una reunión antidrogas en San Antonio (Texas) introducirá drásticos cambios en la lucha contra el tráfico de estupefacientes y el lavado de dinero. Colombia firmará acuerdos en tal sentido con Estados Unidos y México.

En relación con la reunión del Consejo Nacional de Estupefacientes, trascendió que el Presidente exigió claridad a González y apoyo irrestricto al Ejecutivo para evitar una inundación irremediable de cultivos de Amapola , según una fuente que pidió no ser identificada.

La actitud del Jefe de Estado obligó a González a iniciar una serie inmediata de contactos con líderes de la Alianza Democrática M-19, a los que les notificó la posición asumida por el Jefe de Estado.

Los contactos de González derivaron en rumores sobre una eventual renuncia, pero ésta fue posteriormente descartada.

La incomodidad de Gaviria respecto a la controversia y a la actitud de González y de otros funcionarios de igual y menor rango, alcanzó su clímax unas horas atrás, cuando el Ministro de Salud declaró que era viable utilizar la acción de tutela para impedir el uso de glifosato en Colombia; y, con atribución al ICA e Inderena, surgieron rumores sobre la eventual suspensión de las fumigaciones.

El malestar en la Casa de Nariño se sustenta en que los estudios técnicos que antecedieron a la adopción de una decisión final en el Consejo Nacional de Estupefacientes sobre uso de glifosato muestra que el producto no ocasiona daños en la salud humana y es, definitivamente, el herbicida menos letal de cuantos se utilizan en el mercado. Otros informes En primera instancia, revelan los informes oficiales, el herbicida se expende en Colombia a nivel comercial desde hace dos décadas y sólo el último año, 1.500.000 litros fueron adquiridos bajo la forma de herbicida El Rodeo o Raund up .

Según los mismos estudios, cinco millones de hectáreas fueron fumigadas en el mismo período con herbicidas aún más letales que el glifosato, y utilizados para purificar cosechas de arroz, caña de azúcar, café, sorgo y algodón.

Lo que uno no se explica añadió la fuente es por qué sólo ahora se inicia todo este debate .

Otro aspecto que habría puesto los pelos de punta al Jefe de Estado es el que tiene que ver con los resultados de análisis científicos sobre eventuales perjuicios del glifosato a nivel mundial.

El uso del herbicida está autorizado en 120 países, con visto bueno de diversas autoridades ecológicas, y la misma Organización Mundial de la Salud lo ha señalado como el químico menos letal.

En Colombia, entre 1985 y 1989, se aplicó el glifosato en 30 mil hectáreas y los estudios realizados en el último año, por la firma Ecoferest, experta en defensa ambiental y uso de herbicidas, evidenciaron que no existían residuos tóxicos ni en el agua ni en el suelo. La Sierra Nevada de Santa Marta sirvió como terreno de muestreo y observación.

La razón de ello, evidencian los estudios adelantados por Ecoferest y otros compañías, es que el glifosato es un herbicida altamente biodegradable.

Hoy el herbicida se utiliza en Estados Unidos (Misuri, Hawai y Nuevo México); Honduras, México, Guatemala y otros países.

Con fundamento en esos informes y con la certidumbre de que el cultivo de amapola se extiende con extraordianaria rapidez, Gaviria exigió una posición de bloque en el Gobierno y advirtió que no habría cabida para las disidencias.

La autorización del Consejo de Estupefacientes para el uso del herbicida prevé diversos controles, como la extensión del cultivo y las posibilidades reales de acceso según la topografía del terreno.

Otros controles impiden utilizar glifosato cuando existen cultivos distintos de los de amapola en la zona, se atente contra fuentes de agua o en la zona haya asentamientos humanos.

A la vez, como control posterior, una comisión técnica integrada por funcionarios del Ministerio de Salud, el Inderena, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Procuraduría tendrá a su cargo el monitoreo de los resultados del uso de glifosato en las diversas regiones.