Archivo

En otros países negocian fuerzas más extremas

Estuve en Oslo, en un evento en el cual miembros o asesores del gobierno de Noruega contaron sus experiencias de mediación o acompañamiento en conflictos de Asia. Se habló de Sri Lanka, Nepal y las Filipinas. También se mencionó de lado a Sudán y Uganda, en el corazón de África. En estos lugares, con altibajos y en medio de mil dificultades, se están adelantando procesos de paz y hay esperanzas de reconciliación.

30 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Al oír la descripción de las fuerzas en contienda, una cosa quedó clara: el antagonismo y la crueldad son superiores a los que presenta el enfrentamiento entre el Estado colombiano y las Farc. ¿Qué pasa en Colombia –volví a preguntarme– que no hay mesa de paz con esta guerrilla y donde tampoco es posible hacer un intercambio humanitario? En Sri Lanka se enfrentan una mayoría cingalesa y una minoría tamil. Aquella tiene en sus manos el gobierno y esta ha conformado los Tigres de Liberación Tamil Elan (TLTE). Es un conflicto étnico de raíces centenarias, en el cual ni los ‘tigres tamiles’, como se los conoce, ni sus oponentes, los cingaleses, han ahorrado un gramo de terror. Pero, a partir de diciembre del 2001, acordaron un alto el fuego y no se han parado de la mesa a pesar de los tropiezos y violaciones del cese de las hostilidades.

Las guerrillas de Nepal y Filipinas son de orientación maoísta –feroces y fundamentalistas, como Sendero Luminoso en el Perú– y se han enfrentado a regímenes de castas monárquicas no menos duras que ellos.

En Nepal, el avance del proceso de paz es alentador. Todos los partidos políticos se han vinculado a las conversaciones con la guerrilla del Partido Comunista nepalés. Ahora hay un gobierno compartido y se aprestan a redactar una Constitución para echar abajo la tradición monárquica.

También, el Ejército Nuevo del Pueblo, que desde 1969 pelea en Filipinas por llegar al poder, ha aceptado la negociación en una mesa que va de Manila a Oslo con frecuencia.

La tapa del terror es Joseph Kony, jefe del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por su sigla en inglés), que opera en el norte de Uganda y el sur de Sudán y ha secuestrado a miles de niños y ordena mutilaciones de nariz, orejas, labios, pies y manos de los civiles. Lleva 21 años en una guerra que deja más de 200 mil muertos. Pero ha sido estimulado por la comunidad internacional, incluida Condoleezza Rice, para ir a una mesa de negociaciones y ya tiene delegados en los espacios que buscan una salida humanitaria al conflicto.

El caso colombiano es extraño. Un conflicto sin ingredientes étnicos y religiosos, sin las férreas barreras ideológicas de Asia y que aún no ha llegado al techo de terror de otros conflictos, está cada vez más lejos de la mesa de conversaciones. Dicen que el narcotráfico es la causa, pero la financiación de los conflictos asiáticos y africanos no es menos afrentosa.

Quizás haya una explicación. Las Farc se han creído la mentira de que pueden llegar al poder por las armas. Y la dirigencia del país se ha creído la mentira de que hay una democracia profunda, que no se puede transar en una mesa de negociaciones.

Sobre estas mentiras cabalga la renuencia a negociar. Si queremos la paz, tenemos que demoler estas falacias.

Las guerrillas no tienen la posibilidad de triunfar sin el apoyo masivo de las clases medias y sin un respaldo internacional, cosas que se esfumaron hace rato. Lo que sigue es una soledad y un aislamiento mayores.

Pero la democracia colombiana, infiltrada por narcotraficantes y paramilitares, es de una lamentable precariedad. Lo mejor que le podría ocurrir es una reforma profunda, propiciada por un acuerdo de paz.

Si estas mentiras se echan abajo, se abriría la puerta para la reconciliación con las Farc. Nos ahorraríamos tragedias absurdas, como la muerte de 11 diputados en cautiverio.

lvalencia@nuevoarcoiris.org.co