Archivo

Europa se escandalizó

29 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Paradójicamente, en el viejo continente se enteraron primero del asesinato de los diputados. La noticia empezó a recorrer el mundo a la 1:45 de ayer (hora colombiana) cuando eltiempo.com y Caracol Radio pusieron a circular el comunicado de la guerrilla.

“Las Farc anuncian la muerte de 11 diputados secuestrados”, fue el título usado (con sutiles variaciones) por medios tan influyentes como Le Monde y El País de España que, durante casi todo el día, le dieron su primera página en Internet al caso.

No hubo ni análisis ni especulaciones a pesar de que, en los últimos dos meses, el temor de familiares de secuestrados por una liberación militar (especialmente en el caso de Íngrid Betancourt) y un posible acuerdo humanitario apalancado por Francia, ocuparon buena parte de la agenda de medios europeos.

La noticia también estuvo antecedida por un foro (en Suiza) en el que la hija del guerrillero ‘Rodrigo Granda’ (recién liberado como un gesto de buena voluntad del gobierno Uribe) dio su versión sobre el conflicto colombiano.

¿Desinformación? Cuando amaneció en el continente americano, medios como The New York Times, Washington Post y O’Globo de Brasil también le dieron primera página en Internet a la información y su tratamiento también fue de registro.

Solo El Comercio de Quito dijo que la muerte de los diputados se produjo por un fuego cruzado con el Ejército. Al parecer, la confusión se debió a que en su comunicado, las Farc dijeron que en el área en la que se produjeron los asesinatos operaban de manera conjunta fuerzas militares y paramilitares. Ese mismo punto habría suscitado la reacción del gobierno francés, difundida por su portavoz Jean-Baptiste Mattéi.

A las 7 a.m. (hora colombiana) Mattéi manifestó la oposición de su gobierno a toda operación militar para tratar de liberar a los secuestrados.

“Le hemos dicho varias veces a las autoridades colombianas que toda operación militar está absolutamente proscrita, debido a los riesgos para la vida de los secuestrados”, dijo el portavoz.

No obstante, advirtió que no tenían suficiente información sobre lo ocurrido. Al caer la tarde y luego de la alocución del presidente Álvaro Uribe, empezaron a registrarse, en cadena, otros pronunciamientos oficiales en torno al tema.

El vocero del Departamento de Estado de E.U., Tom Casey, sostuvo que los responsables de las 11 muertes son aquellos que hicieron rehenes a los diputados.

También pidió la liberación del resto de secuestrados, incluyendo a los tres estadounidenses, en manos de las Farc desde el 2003.

En igual sentido se pronunciaron el representante en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Juan Carlos Corlazzoli, y el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza. Este último llamó a las Farc a someter su versión de los hechos a la investigación de una comisión internacional que determine la verdad.

Por su parte, Amnistía Internacional llamó tanto a las Farc como al Eln a liberar “inmediata e incondicionalmente” a los secuestrados.

Al final del día, los congresistas de E.U. James McGovern, Jan Schakowsky, Raúl Grijalva, Maurice Hinchey, Sam Farr, Peter Welch, y William Delahunt se ofrecieron como garantes de un acuerdo humanitario. En la noche, el presidente George Bush se solidarizó con el Gobierno colombiano.