Archivo

Primíparos del 2007

Producir su propio disco ahora es la regla para comenzar una carrera discográfica. El segundo paso es encontrar la disquera que distribuya el álbum y apoye la promoción. Así les toca a los artistas que ahora son nuevos en el mercado colombiano.

28 de junio 2007 , 12:00 a.m.

“Ya no aparece el cazador de talentos que te ficha en un bar”, dice Cosmo, de la banda de rock Gato Blanco, que produjo su álbum en el estudio casero de uno de sus integrantes. También puede ser el caso de Yimi Marino, que cantó bastante en los buses, antes de encontrar amigos que le ayudaron a producir su álbum.

Marino, tolimense de 22 años, tocaba trompeta en una papayera a los 5 años, a los 16 creyó que su camino era el rock. Ahora, debuta con la canción La malparecida, en el mundo de las grabaciones.

Hanna, una llanera que hace fusión entre el pop, el tex mex y el rap, está por estrenar también su álbum. Como Marino, ahora apenas se defiende con una canción: Quizás, que entró en el número 30 de las listas de radio de B&V Mercadeo.

Es todo un logro para Hanna, que tiene muy presente el año y medio que pasó viajando entre Villavicencio y Bogotá buscando un produtor (encontró a Carlos Huertas), la grabación y su intento de hacer sola la promoción el año pasado. No logró sonar en Bogotá, pero entró en emisoras de Cartagena, Fue cuando vendió su carro para hacer el video. Este año buscó asesoría y encontró a Total Management, para la promoción. Hanna está feliz porque las disqueras se han mostrado interesadas en firmar su disco.

Alicastro fue a grabar a Miami “Desde que estaba en el vientre de mi madre estoy oyendo y disfrutando de la música, vivo y muero por ella”, dice el cantautor caleño Fabián Alicastro, quien por estos días lanzó ‘Todo vale’. Cuenta que desde que era un niño trabajó con varios ritmos y estilos, “podía pasar de Los Visconti en la mañana a U2 en la tarde, porque independientemente de que fueran muy distintos, eran mis maestros y de ellos aprendí todo lo que sé y lo que soy”. Alicastro tuvo una banda de rock en Cali y con la convicción de que la música era lo suyo se fue a Miami. Allí, con la ayuda y producción del argentino Pablo De La Loza grabó este álbum. “Fueron cuatro años de trabajo y llegué con el disco ya hecho a Sony BMG, se los puse en la mesa, les gustó y aquí estoy para dar todo de mí”.

Wamba salió de intercolegiados Estos cinco jóvenes empezaron presentándose en intercolegiados, jornadas culturales y bazares de los colegios. “Esa época nos tocó guerrearla mucho porque teníamos que acomodarnos nosotros y los instrumentos en un solo taxi para ir al sitio al que nos llamaban, pero allá llegábamos para que nos conocieran”, recuerda Juan Pablo Jaimes, el guitarrista de la banda.

Y fue precisamente en esos ires y venires que ganaron un concurso como la mejor banda de colegio con la canción ‘Compadre’.

“En la final del concurso, que fue en el Palacio de los Deportes, frente a más o menos 5 mil personas, ganamos y nos vio Sonido Comercial, de Sony Music. Ellos nos llamaron y grabamos nuestro primer disco ‘De un lado a otro’” comenta el baterista Luis Carlos Guerrero.

El versátil David Milán Mientras estudiaba Ingeniería industrial, este cantautor se iba a Miami durante las vacaciones para trabajar en producción, composición y técnica vocal, al lado de Nicolás Tovar, productor y compositor de Estefan Enterprises.

Con la experiencia de esos años, lanzó por estos días su primer disco ‘Corazón a mil’, grabado por Villalón Entretenimiento Creativo y del que comenta: “tiene pop latino, pop rock, balada pop y un tema tropical-reguetonero”.

Gato Blanco, muy casero Su proceso hacia el primer CD comenzó con su mudanza a Bogotá, desde Manizales, hace tres años. El álbum y el primer video fueron grabaciones caseras. El año pasado lo lanzaron con Codiscos. Y les va bien: el 12 de julio, tocarán en el programa ‘Billboard Underground’