Archivo

Perú hizo pedazos a Uruguay

Un buen centro de Jefferson Farfán, un golazo de Juan Carlos Mariño y una jugada elegante que culminó Paolo Guerrero rompieron el alma y las ilusiones celestes de empezar a marcar un camino de retorno a la gloria.

28 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Y terminó siendo como lo había anunciado su entrenador, Julio César Uribe, en los primeros días de estadía del equipo peruano en Mérida. “Quiero que aplaudan a mis jugadores”, dijo, y ganó. Tiene que ser así.

Porque los impactos, producto del mejor juego colectivo peruano, se constituyeron en una especie de trituradora de Uruguay, pero fueron justos con lo que se vio en la cancha.

No aparecieron las sociedades y entonces el equipo dirigido por Óscar Tabárez quedó atado a los impulsos individuales, los que en su mayoría murieron en la estrategia bien elaborada de Perú.

Porque además de rendir mejor como equipo, los peruanos convirtieron en ineficaces y torpes a jugadores como Diego Forlán, Fabián Canobbio, Vicente Sánchez o Fabián Estoyanoff. Si bien la ‘celeste’ generó alguna oportunidad por medio de este último, el arquero Leao Butrón respondió con solvencia y fue el complemento ideal para un cuadro más rápido y ordenado en la cancha..

Perú jugó tranquilo y empezó a divertirse a tal punto de dar la impresión de estar para pelear la Copa.