Archivo

Los chinos le pondrán tatuajes a osos pandas El mecanismo permitirá seguir los movimientos de osos puestos en libertad.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Osos panda, se estima que viven en estado salvaje en China.

1.600.

Pekín. China tatuará a los osos panda criados en cautiverio que ponga en libertad en los próximos años, con el fin de poder identificarlos mejor y controlar sus movimientos, informó la prensa local.

La Administración Forestal Estatal china, que lleva a cabo el programa de conservación del oso panda, anunció que los pandas liberados llevarán éste y otros dos tipos de control: un chip bajo la piel y la recogida de una muestra de ADN para el laboratorio.

De acuerdo con el Diario de la Juventud de Pekín, los pandas llevarán un tatuaje de no más de tres centímetros que mostrará un “número de serie” señalando el origen del animal y sus progenitores.

Los responsables del programa de conservación aseguraron que el tatuaje no causará ningún daño a los órganos internos del oso panda, oriundo del centro del país y todo un símbolo de China y de los movimientos ecologistas.

Respecto al chip, que ya ha sido probado en ejemplares con anterioridad, se colocará a la altura de la cerviz y emitirá señales de radio que podrán ser identificadas con aparatos de los cuidadores.

Los tatuajes, chips y las muestras de ADN serán el “carné de identidad” de más de doscientos ejemplares que las reservas chinas tienen en cautividad, con el fin de intentar mejorar la especie y solucionar problemas como la progresiva disminución de los osos panda en libertad (unos 1.600).

La pérdida del hábitat del panda (los bosques de bambú en las montañas del oeste de China) ha hecho que el plantígrado haya quedado reducido a pequeñas comunidades donde con el tiempo ha sido frecuente la endogamia.

Con ello han nacido muchos ejemplares estériles o con muchos problemas para reproducirse, agudizando el problema de su conservación.

El primer panda en cautividad liberado por los científicos chinos, Xiang Xiang, murió el pasado febrero, apenas un año después de ser puesto en libertad, víctima al parecer de una caída, aunque también con signos de haber sido atacado por otros de su especie.

La muerte, una funesta noticia para el programa de conservación, creó dudas sobre la posibilidad de que los pandas nacidos en reservas puedan sobrevivir en libertad, por lo que se decidió aumentar las medidas de control y localización de los osos que a partir de ahora sean liberados. EFE