Archivo

Banca: cuenta regresiva para nuevas provisiones El primero de julio entra en rigor nuevo modelo de administración de riesgo.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En adelante, los bancos tendrán que hacer mayores reservas en previsión de posibles pérdidas generadas en los préstamos entregados a los clientes.

Estos mayores niveles de resevas, denominadas provisiones, le generan preocupación a la banca porque representan un incremento en el costo de sus operaciones e impactan la disponibilidad de recursos de crédito.

Así lo expresaron en la Convención Bancaria realizada la semana pasada en Cartagena, donde afirmaron que las provisiones para la cartera comercial lucen desproporcionadas frente al perfil de riesgo de las empresas.

Pues bien, para el Supervisor no hay reversa. La banca deberá ajustarse a los nuevos modelos de administración del riesgo crediticio, en todas sus modalides, y hacer los respectivos incrementos de provisiones.

Ayer la Superintendencia Financiera puso a consideración del público, el proyecto de circular con el nuevo régimen de provisiones para la cartera de consumo. Este estará para comentarios hasta mañana, dado el cronograma que se tiene para la entrada en vigencia de los modelos.

Así, lo que tiene que ver con el crédito comercial (que representa un porcentaje grande de la cartera bancaria) el modelo entra en vigencia a partir del primero de julio del 2007 y por este concepto el sistema tendrá que constituir provisiones entre 400.000 y 500.000 millones de pesos adicionales.

El modelo de referencia para la cartera de consumo (Mrco) entra en aplicación el 30 de junio del próximo año e implicará alrededor de otros 400.000 millones de pesos adicionales.

Para llegar a este último modelo, a partir del próximo primero de julio y hasta el 30 de junio del 2008 las entidades financieras deberán incrementar la povisión de la cartera de consumo calificada en A (riesgo normal) y B (riesgo aceptable, superior al normal), para cuando entre en vigencia el nuevo modelo de riesgo de consumo.

Dichos incrementos deben hacerse de acuerdo con los nuevos porcentajes definidos por la Superintendencia Financiera como paso previo a la entrada en vigencia del nuevo modelo de administración del riesgo crediticio en consumo.

Los incrementos derivados de tales provisiones rigen a partir del primero de julio de 2007 y se deben constituir sin descontar el valor de las garantías idóneas. Para cubrir el valor adicional generado por los mismos, las entidades vigiladas cuentan con un término de doce meses.

La nueva tabla diseñada por la Superintendencia Financiera contempla una provisión adicional del 0,6 por ciento para la cartera calificada como A y de 1,8 por ciento para la calficada como B.