Archivo

Paris Hilton salió de la cárcel como si fuera un desfile

Fiel a su imagen de diva y cual si estuviera caminando por la pasarela de un desfile de modas, sonriente y saludando a las cámaras, Paris Hilton, heredera de una de las cadenas hoteleras más famosas del mundo, salió en la madrugada de ayer de una cárcel de Los Ángeles, en la que purgó, durante tres semanas, una pena por violar las leyes del tránsito de California.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Ataviada con una camiseta y una chaqueta verde, con el cabello recogido, Hilton corrió a abrazar a su madre Kathy, quien la esperaba junto a su padre Ricky.

Con su famosa sonrisa dibujada en la cara, la joven heredera cerró uno de los capítulos más duros de su vida tras pasar 23 días en la cárcel, la mitad de la condena a la que fue sentenciada.

Steve Whitmore, portavoz del sheriff, dijo que Hilton agradeció a los guardias y enfermeros de la prisión antes de partir.

El paso por la cárcel de uno de los rostros más omnipresentes de la prensa del corazón, quien portaba camisetas con leyendas como “soy Paris Hilton, puedo hacer lo que se me da la gana”, ha dejado a pocos indiferentes.

“Quiere reunirse con su familia y quitarse el traje naranja de reclusa”, dijo una portavoz de la familia Hilton.