Archivo

La garra inca...

Tumbar muros, vencer los pronósticos y aplastar a los favoritos siempre tendrá un dulce sabor, más aún si se trata de fútbol y de un torneo como la Copa América.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Por eso fue placentero observar la goleada de Perú sobre Uruguay en el juego inaugural del torneo que comenzó ayer en Venezuela. El seleccionado inca tuvo rebeldía, inspiración y orden (este último un factor que muchos analistas no le ven a los equipos dirigidos por Julio César Uribe) y hasta garra, una virtud que no precisamente lo caracteriza, mientras que es el alma del fútbol charrúa.

Perú, además, le fue fiel a su tradición de toque y espíritu ofensivo y en eso radicó su sorprendente victoria, mientras que Uruguay lució confundido, no tuvo un conductor en la cancha, jugó atropellado y sin reacción frente a los tres mazazos que le propinó su rival.

Perú dejó abierta la ventana de la ilusión para ver al fin y de nuevo a un equipo que de los años 80 hacia atrás lograba resultados con un fútbol que impactaba por su calidad técnica. Falta esperar que el resonante triunfo de ayer no lo dañe y a sus jugadores no les dé por festejar en las discotecas hasta altas horas de la noche, como lo acostumbran.

Sobre Uruguay no hay misterios. Siempre sufrió frente a equipos tocadores (excepto Brasil), pero su amor propio y el trabajo del técnico Óscar Tabárez deben imponerse en los dos partidos que le restan del Grupo A.

En el otro duelo de la zona también rió de último el que no era favorito, pues Bolivia le dañó la fiesta a Venezuela, que sintió más de la cuenta el hecho de ser anfitrión de un torneo de semejante categoría. Este grupo se puso bueno desde ya, porque los llamados a clasificar tendrán que pelear con uñas y dientes para darle la razón a la lógica.