Archivo

Cerebro hombre, cerebro mujer

Es bien conocido que una persona puede vivir con un solo riñón o un pulmón. Estos órganos pares del organismo tienen funciones similares y uno puede operar sin el otro. Pero, ¿qué sucede con el cerebro? (VER INFOGRAFÍA: CEREBRO)

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Este es un órgano único con dos hemisferios, izquierdo y derecho. Hoy se sabe que el izquierdo en la mayoría de las personas se especializa en el procesamiento del material verbal y simbólico, mientras que el derecho se encarga de las funciones visoespaciales y emocionales.

El hemisferio derecho también participa en la función del lenguaje como en sus aspectos prosódicos. Pero es más preciso decir que el izquierdo ‘habla mejor’.

Esta asimetría no solo es funcional sino estructural, pues la cara superior del lóbulo temporal del cerebro es significativamente más grande en el lado izquierdo que en el derecho.

De igual forma, el funcionamiento del cerebro de los zurdos es distinto al de los diestros. En los primeros hay mayor coparticipación del hemisferio derecho en el lenguaje. Esto explica por qué personas zurdas con lesiones en el hemisferio izquierdo padecen menos alteraciones del lenguaje.

Pero las diferencias entre uno y otro van más allá de este aspecto. El hemisferio izquierdo gobierna el control motor y sensitivo del lado derecho del cuerpo, la capacidad para el razonamiento matemático, el lenguaje escrito y la lectura. También se caracteriza por ser analítico, calculador, detallista, lógico, racional, secuencial y objetivo.

El derecho controla el costado izquierdo del cuerpo y la apreciación de formas tridimensionales, el sentido musical, el artístico, la intuición y la imaginación. Además, es sentimental, soñador, intuitivo, holístico y subjetivo.

Pero de esta lateralización surge una complementariedad que explica nuestras capacidades, nuestros gustos y el por qué hay personas con mayores habilidades para las matemáticas o para la música, la poesía, el arte, etc.

Cuestión de género También el género influye en la expresión del lado izquierdo y derecho del cerebro. Serge Ginger, fundador de la escuela parisina de la Gestalt, afirmó que las mujeres escuchaban con sus dos hemisferios, mientras que los hombres solo con el izquierdo, verbal, lógico y, en consecuencia, crítico. Ellas movilizan al mismo tiempo ambos hemisferios y su cuerpo calloso es más grande, lo que implica una mejor interconexión entre un lado y otro.

Las mujeres no solo escuchan lo que se les dice sino cómo se les dice, son más sensibles a las inflexiones de la voz y a la emotividad.

El lado izquierdo del cerebro tiende a estar más desarrollado en las mujeres y, contrario a lo que se piensa, el derecho en los hombres. Ellas tienen mayores habilidades verbales y de comunicación, mientras ellos se centran en la acción y competición.

En un estudio citado por Ginger en una escuela preescolar durante 50 minutos de clase, las niñas hablaban en promedio 15 minutos comparados con 4 minutos en los niños, pero ellos fueron 10 veces más inquietos.

En la adultez ellas hablan en promedio 20 minutos por llamada comparados con 6 minutos de los hombres. Ellos pueden ser más emotivos pero ellas expresan mejor sus sentimientos.

Todas estas diferencias entre el cerebro femenino y el masculino radican en un sustrato genético, la influencia de las hormonas masculinas como la testosterona y femeninas como los estrógenos, progesterona, prolactina y oxitocina, así como el medio externo.

Pero el cerebro femenino, mejor dotado que el masculino, no es exclusividad de las mujeres, pues hasta un 20 por ciento de los hombres puede tenerlo sin ser homosexuales y hasta un 10 por ciento de las mujeres pueden tener un cerebro masculino, afirma Ginger.

Por lo tanto, no podemos hacer una dicotomía en cerebro izquierdo y derecho, pues ambos pertenecen a un solo órgano, con funciones diferentes y complementarias, con diversas intensidades de expresión entre uno y otro género, y entre uno y otro individuo.

Poder determinar qué niño o qué niña funciona más con uno u otro lado puede facilitar los procesos de crianza, aprendizaje, escolarización e incluso puede aplicarse en manejo de clientes y en tareas de creatividad.

*PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE NEURÓLOGÍA .

‘El de ellas está mejor dotado para la vida’ ROBERTO AMADOR NEUROINMUNÓLOGO, INVESTIGADOR Y PROFESOR DE LA U. NACIONAL Cuando se intenta hablar del género en el cerebro muchos traen a la mente el concepto persistente de las feministas de los años 70, los chistes del cerebro masculino y femenino o simplemente toman una posición más fácil: no hablar del tema.

Lo cierto es que los estudios de mapeo cerebral y la neuropsicología han demostrado que esas diferencias son heredadas durante el desarrollo de las especies y programadas bajo la influencia hormonal antes, durante y después del nacimiento –incluso en el periodo de la adolescencia, cuando se da un cambio de pensar influido por las hormonas sobre las redes neurales–.

En algunos incluso ocurren alteraciones anatómicas durante este proceso, como las demostradas por Carol Petito y Le Vay en cerebros de homosexuales en la década de los 80, en los que encontraron un núcleo menor similar al cerebro de mujeres normales.

Cuestiones ajenas a la ciencia demeritaron estos hallazgos, pero hubo experimentos en pájaros donde los embriones hembra tratados con hormonas masculinas desarrollaron núcleos hipotalámicos necesarios para cantar, función propia de los machos.

Más allá de lo biológico cada vez es más clara la existencia de influencias culturales en el comportamiento. Y es evidente que el cerebro masculino y femenino usan estrategias diferentes para construir sus mundos, incluso en lo emocional.

La mujer activa de forma diferente sus amígdalas cerebrales para el proceso de la emoción, usa los dos hemisferios para el lenguaje hablado, tiene grandes habilidades para intuir, siendo uno de los procesos más importantes del cerebro: la predicción.

Sin importar que la mujer pueda no tener estadísticamente óptimas habilidades para el manejo del espacio, sus cualidades la hacen mejor ‘alambrada’ que el hombre para adaptarse al mundo.

Estudios en niños con autismo han permitido entender la necesidad del desarrollo del cerebro social (dependiente del alambrado neural) y el contexto parental inicial para vivir en sociedad.

Por otro lado, el análisis de niños con autismo de alto rendimiento (Asperger) ha permitido crear un modelo que analiza las estrategias femeninas y masculinas y concluye que ellos tienen un cerebro con características de macho extremo. A partir de ese modelo se piensa que todos tenemos en mayor o menor proporción estrategias de pensamiento masculinas y femeninas.

Por todo lo anterior, los hallazgos e investigaciones sobre el cerebro debemos entenderlos desde la evolución, el cuerpo dentro de los paradigmas del pensamiento del siglo XXI, las neurociencias, el pensamiento complejo y la pos-trasmodernidad.

MATERIA GRIS, MATERIA BLANCA Los hombres tienen una proporción menor de materia gris que las mujeres, lo que puede significar que el cerebro femenino tiene ventajas en el procesamiento de la información. Ellos tienen más materia blanca, lo que hace que la información se mueva con más facilidad de una región del cerebro a otra. El hombre resiste más traumas, porque tiene más líquido cefalorraquídeo; ellas cuentna con más fibras que comunican un hemisferio con otro. Esto facilita su habilidad verbal.

FUENTE: http://alfinal.com/Temas/diferencias.shtml .

CEREBRO En este especial participaron los neurólogos Roberto Amador, neuroinmunólogo, investigador, Universidad Nacional; Javier Torres Zafra, presidente de la Asociación Colombiana de Neurología, y Luis Alfredo Villa.

Ana Londoño, José Luis Ascencio, Feliza Restrepo y Andrés Arbeláez, del Instituto Neurológico de Antioquia. Leonardo Palacios, decano de la facultad de Medicina de la Universidad del Rosario. Rodrigo Córdoba, médico psiquiatra Asociación Colombiana de Sociedades Científicas. Asesor médico de EL TIEMPO: Carlos Francisco Fernández.

EMOCIONES Y MEMORIA Las mujeres tienen 11 por ciento más de neuronas en la zona del cerebro dedicada a las emociones y a la memoria. Debido a que cuentan con neuronas espejo son mejores al observar las emociones de otros, dice la psiquiatra Louann Brizendin en su libro ‘El cerebro femenino’.

A ELLOS LOS CANSA SU VOZ Una investigación de la Universidad de Sheffield, publicada hace dos años en ‘NeuroImage’, concluyó que la voz de la mujer cansa el cerebro del hombre, más acostumbrado a escuchar otras tonalidades. Eso explicaría la dificultad de los hombres para mantener largas conversaciones con ellas.

REACCIONES DISTINTAS Los hombres reaccionan de una forma ‘instrumental’ a sus sentimientos y las mujeres de una manera ‘simbólica’. Si ellos se enfadan se desahogan físicamente; ellas lo hacen en forma vocal o con llanto, sostiene Ruben Gur, de la Universidad de Pennsylvania