Archivo

La policlínica de Pescaíto está a medias y sin equipos

Luego de más de 20 años de promesas y 5 de lucha para que se construyera una policlínica hoy, cuando la obra está a punto de ser entregada, habitantes del barrio Pescaíto tienen la sensación de que la espera no valió la pena y que les metieron ‘gato por liebre’.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Desde el 2002 este populoso sector, en el norte de Santa Marta, cuna de familias del fútbol como los González Palacios, Yanes, Caleros, Ricos y Valderramas comenzó a soñar con un moderno centro asistencial que pusiera fin a las incomodidades y angustias de sus enfermos.

El Gobierno Nacional destinó 1.262 millones de pesos de regalías para la Policlínica del Norte, que atendería a enfermos de la comuna tres, que conforma 23 barrios de estratos 1 y 2 y algunas invasiones.

Pese a que los recursos estaban listos, el proyecto fue engavetado y las obras solo arrancaron hace dos años, cuando el alcalde, José Francisco Zúñiga, fue notificado de que si no hacía uso de la plata la perdería.

El presidente de la Junta de Acción de Pescaíto, David Ruiz, dice que el entusiasmo creció en la comuna cuando les presentaron el proyecto: una policlínica de tres pisos, con quirófanos, laboratorios, camas y servicios médicos y de especialistas 24 horas.

Frente a la obra pusieron una valla que anunciaba su entrega en cuatro meses.

Pero hoy, cinco años después, no ha sido atendido el primer paciente y la obra ya no será de tres pisos sino de dos. Según Ruiz, se cerraron varios puestos de salud de la zona porque la policlínica atendería a todos los sectores. “Ahora no va a haber cama pa’ tanta gente”, asegura.

No alcanzó la plata Zúñiga admite que ha habido problemas. “Cuando llegué a la Alcaldía el Ministerio de la Protección no había autorizado los diseños y nos tocó ponernos al frente para sacar adelante el proyecto y que no se perdiera la plata”, dice.

Asegura que cuando la obra iba en un 40 por ciento llegó una orden del Ministerio que exigía nuevas especificaciones en instalaciones eléctricas.

Las redes que iban por tubos de pvc debieron ser cambiadas por conducciones de acero galvanizado.

“Tocó adaptar el presupuesto; los valores aumentaron 250 millones de pesos y el Distrito no tenía plata por estar en la Ley 550”, agregó.

El gerente de proyectos de infraestructura del Distrito, José Cotes, explicó que a eso se agregó el cambio del nivel sísmico de la ciudad –pasó de bajo a intermedio– y fue necesario reforzar las estructuras.

También contó que fue el Ministerio el que determinó que la moderna clínica solo tendría dos pisos.

$ 400 millones .

es la plata que se necesita para comprar rayos X, camas, camillas, máquina de anestesia, mesas de cirugía y lámparas para la Clínica, que promete convertirse en una de las más modernas de Santa Marta.

‘No estará en manos del ‘Pibe’.

La Fundación Valderrama, de la que hace parte Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, propuso dar parte del equipo a cambio de que se le entregara la administración por 10 años. Pero Zúñiga vio que no era viable.

La manejará la Empresa Social del Estado (ESE) Alejandro Próspero Reverand, encargada de los centros médicos del Distrito.

En medio de quejas de que la quieren llenar con “chécheres viejos”, el gerente de la ESE, Luis Restrepo, explicó que hace dos años se compraron modernos equipos de laboratorio que están en los puestos de Olaya y Los Almendros y se llevarán a la policlínica.

Señaló que se encargarán de construir el tercer piso que, dijo, estará listo en diciembre.