Archivo

Uribe le descuadra las cuentas del próximo año a Minhacienda

El ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, anunció hace una semana que dentro de las principales acciones para reducir el saldo de la deuda pública, el Gobierno acogería la recomendación de la Misión del Gasto en cuanto a la venta de ISA e Isagén. (VER GRAFICOS)

26 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En consecuencia, la Dirección de Crédito Público del ministerio armó el Plan Financiero 2008 incluyendo recursos cercanos a 4,5 billones de pesos, estimados por la venta de las participaciones accionarias en las dos empresas.

Así quedó consignado en el Marco Fiscal de Mediano Plazo que presentó Ministro Zuluaga, al Congreso hace una semana.

Pero el presidente Uribe no termina de sorprender a su gabinete. El viernes pasado en un discurso ante los banqueros, el Jefe del Estado pidió a la Comisión de Gasto Público “reexaminar, repensar el tema de ISA e Isagen”.

Las palabras del presidente cayeron como un baldado de agua entre los técnicos del ministerio de Hacienda y los expertos miembros de la Comisión del Gasto.

El malestar era evidente, puesto que un giro en esta materia le desbarataría las cuentas al Ministerio de Hacienda para el próximo año.

De mantenerse la posición negativa del presidente Uribe a la venta de la participación de la Nación en ISA, equivalente al 56 por ciento del capital de la empresa, y un paquete adicional de acciones de Isagén, equivalente a 25 por ciento de su capital, la Dirección de Crédito Público tendría que salir a conseguir esos 4,5 billones de pesos en el mercado de deuda, vía TES o a través de un Bono global en el exterior.

Pero si al Ministerio de Hacienda le generó gran preocupación la sorpresiva posición de Uribe, entre los expertos de la Comisión de Gasto causó evidente extrañeza, pues no entendían el cambio de opinión.

Se sabe que el Presidente de la República había acogido la propuesta y así se había entendido tras su conversación con el ex ministro de Hacienda, Rodrigo Botero, quien coordinó la Comisión de expertos.

Este cambio de opinión frente a la venta de ISA e Isagén lo atribuyeron algunos comentarias a la presión regional en la que tendría mucho que ver el ex ministro de minas Ramiro Valencia Cossio.

LOS NUEVOS ARGUMENTOS Una de las preocupaciones expresadas por el presidente Uribe para acoger esta propuesta de los expertos, tiene que ver con el Centro de Despacho del sistema eléctrico nacional.

La Comisión sin embargo, había aconsejado que este centro debería aislarse de ISA y mantenerse bajo el control del Estado.

“Hablando con el brillante ex Ministro y buen amigo, el doctor Rodrigo Botero, decía: “Bueno, pero es que en ISA podemos excluir el centro de reparto, que es estratégico”. Tiene razón”, dijo el Presidente.

Sin embargo, según Uribe, aparecieron unas preocupaciones adicionales. En el evento de que se pueda excluir el centro de reparto (en lo que parece no haber problema) Uribe expresó otra preocupación: por cuánto vender la participación que queda en ISA, y cuánto cuesta el servicio de la deuda que se cancele con ella.

“En la situación financiera del país, todo indica que es mayor la rentabilidad de ese dinero en ISA, que el costo de dedicar ese dinero a pagar una deuda. Y yo sí me detengo allí. Y en esa empresa eso es muy importante, porque esa es una empresa que ganó buen gobierno, gracias a la reforma.

“Y otro tema: esa empresa tiene hoy un gran patrimonio en Brasil y un gran patrimonio en Perú, y lo que se ha advertido es que la circunstancia de que el Estado es un socio muy importante, le abre a esa empresa espacio en otros países. Y que ese espacio no se le abre si la empresa queda totalmente privada”, dijo.

Uribe admitió que estas razones se han discutido en las últimas semanas y “nos llevan a ser muy cuidadosos con el tema ISA”.

Con respecto a Isagen, recordó que el país está en el proceso de capitalización. “A mí me preocupa que en el país hoy hay solamente dos entidades que construyen hidroeléctricas: Empresas Públicas de Medellín e Isagen. El sector privado ha comprado hidroeléctricas, pero no ha construido la primera.

“Nosotros vamos a empezar con unas subastas para ofrecer proyectos desde el mes de enero, a fin de poder atender el crecimiento de demanda de energía en los próximos años, en las cuales el Estado ofrece los pagos por cargos de capacidad. Creo que es prudente esperar, antes que tomar una nueva decisión en Isagen, qué nos va a pasar con esa subasta”.

Agregó que si bien el día que se necesite hacer una represa, la hace el presupuesto, “no es fácil, si no se tiene la institucionalidad”.

Recordó además que se está en el proceso de venta de las electrificadoras saneadas, y de Corelca. “Y no ha sido fácil en las regiones”, recalcó Uribe.

"Quiero pedir a la Comisión de Gasto Público reexaminar, repensar el tema de ISA e Isagen". Alvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia.

Otras recomendaciones que se van descartando Tres semanas después de la entrega de las conclusiones de la Comisión del Gasto, sus recomendaciones parecen quedar en el papel.

El presidente Uribe descartó nuevamente, la eliminación de los parafiscales, como Sena, Bienestar y Cajas de Compensación y las deducciones incorporadas en la legislación tributaria. “Si quiera incorporamos esas deducciones.

Cuánto han ayudado a la inversión en Colombia”, dijo el jefe del Estado.

“Veamos la factibilidad política. Casi no conseguimos la aprobación de esos incentivos. Qué difícil fue en el 2003. Ya en el 2006 fue más fácil, porque el Congreso y el sector privado se habían dado cuenta de su importancia.

Para lo que no hay factibilidad política es para desmontar los aportes al Sena, a las Cajas de Compensación y a Bienestar Familiar”. Uribe recordó que los incentivos a las inversiones este año pueden valer un 1,4 billones de pesos. Los 9 puntos del Sena, Cajas de Compensación y Bienestar, valen 5,4 billones. “Yo no creo que haya manera de que el presupuesto garantice que al desmontar esa parafiscalidad, el presupuesto se va a hacer cargo del Sena, de Bienestar y de las Cajas de Compensación”.

Otra de las propuestas de la Comisión de expertos que tiene que ver con la cración en el Ministerio de Hacienda de una gerencia de proyectos privados, fue considerada inconveniente por los técnicos del ministerio de Transporte e Inco.

Alvaro José Soto, gerente del Inco, afirmó que en el Inco “hay profesionales conocedores del tema, que se han ido forjando en el tiempo y hoy son poseedores de know how bastante alto”. No es cierto, agregó, que el Inco haya sido inferior a las expectativas. Y aunque reconoce que hay aspectos para mejorar, considera que el tema “no es quien lo haga –liderar el proceso de las concesiones–, si el Ministerio de Transporte o la cartera de Hacienda, sino que este es un esquema novedoso en el que “estamos corrigiendo los supuestos o reales inconvenientes que se nos presenten”.

La Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), considera que el ideal no es trasladar la función del Inco al Mininsteiro de Hacienda sino aprovechar la creación del Instituto dotándolo del presupuesto que requiere.

Y EL RECORTE...

Una de las propuestas planteadas por los expertos de la Comisión Independiente del Gasto, tiene que ver con un recorte inmediato del presupuesto en 1,5 billones de pesos.

Sobre este punto, el presidente de la República afirmó que el Gobierno está dispuesto a hacer más esfuerzos en materia de gasto público.

Incluso señaló que le dijo al Ministro de Hacienda que este congelamiento o recorte propuesto por la Comisión del Gasto podría subirse a dos billones pesos, pero con una advertencia. “Hay que tener en cuenta tres temas: Seguridad Democrática, infraestructura y política social”.

El ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, anunció que cada una de las carteras está evaluando de acuerdo con sus requerimientos y posibilidades un recorte en sus gastos.

En un próximo consejo de ministros se definirá qué monto se recortará y en qué puntos se hará en cada caso.

El presidente Uribe recalcó que sí hay voluntad del gobierno de seguir trabajando en el gasto público, pero teniendo en cuenta estas tres limitantes, en donde hacer un recorte es muy difícil.

4,5 billones de pesos, se espera recibir con la venta de ISA e Isagén el próximo año.