Archivo

Se podrían caer compras de Carlos Slim en TV paga

La averiguación preliminar desarrollada por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), sobre la forma cómo fueron aprobadas las compras de varios operadores de TV paga por parte de la multinacional mexicana Télmex, del empresario Carlos Slim, ha arrojado resultados contundentes.

26 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El organismo de control anunció ayer la apertura de una investigación formal contra Télmex y los operadores de televisión por suscripción Superview, TV Cable y TV Cable del Pacífico. El motivo: la presunta violación de las normas de libre competencia al no informar a la SIC sobre la integración de sus operaciones.

Como se recuerda, la Superindustria había expresado su preocupación no solo por la manera como la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) autorizó a Télmex la adquisición de estos operadores de TV, sino por las consecuencias que estas movidas empresariales generaban para el desarrollo de la libre competencia en el mercado nacional de televisión por suscripción.

De acuerdo con lo establecido en las normas, de encontrarse una irregularidad en las integraciones de Télmex con Superview, TV Cable y Cable Pacífico, los mexicanos podrían enfrentar sanciones hasta por 867 millones de pesos.

Sin embargo, esta multa resultaría irrisoria frente a otras medidas que podría adoptar la SIC, por ejemplo, la nulidad de dichas operaciones. En este caso el panorama se complicaría mucho más para Télmex porque ya devolvió a la Cntv las licencias de TV Cable y Superview, y los clientes de dichos operadores fueron cobijados bajo la razón social TV Cable de Pacífico.

Así las cosas, reversar las integraciones obligaría a Telmex a pedir de nuevo las licencias a las que renunció y, seguramente, a pagar por ellas.

La decisión de la Superintendencia de Industria de abrir una investigación a Télmex, Superview, TV Cable y TV Cable del Pacífico se conoce tan solo unos días después de que la Cntv divulgó los resultados de un estudio interno donde se concluye que las compras de los mexicanos fueron legales y adoptadas “a la luz de la normatividad prevista para el efecto, en especial la que tiende a evitar prácticas monopolísticas en el servicio de televisión”.

Sin embargo, esta no parece ser la percepción de la Superindustria que ve con alarma el panorama del mercado de TV paga en ciudades como Bogotá, donde tres de los cuatro operadores de cable quedaron en manos de los mexicanos.

Sobre esta investigación, Télmex no hizo comentarios.

BOGOTÁ, SIN COMPETENCIA.

Las averiguaciones preliminares realizadas por la Superindustria han permitido establecer que, de concretarse la integración de las empresas adquiridas por Télmex, el panorama de competencia en ciudades como Bogotá sería limitado, por no hablar de inexistente. Antes de que se iniciara la ‘temporada de compras’ de los mexicanos -a mediados del 2006-, la capital del país contaba con cuatro operadores de televisión por suscripción: Supercable, TV Cable, Superview y Cablecentro. Pero este panorama cambió y en la actualidad solo son dos los operadores: Telmex (TV Cable, Superview y Cablecentro), con más del 96,4 por ciento del mercado y Supercable con 3,6 por ciento del mismo. Curiosamente, esta situación no se evidencia en el estudio que realizó la Oficina de Regulación de la Competencia de la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) y que fue divulgado la semana pasada por la entidad.