Archivo

¿A qué juega Sarkozy?

En una interesante tertulia en la librería Biblos, con motivo de la presentación de su nuevo libro Crónica de cuatro décadas de política colombiana, el profesor Daniel Pécaut, gran conocedor del acontecer nacional y estudioso consagrado del caso colombiano, hizo muy interesantes comentarios y agudos análisis sobre los últimos cuarenta años de nuestra política.

25 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Analista profundo de la realidad colombiana y, además francés, era la persona ideal para que nos explicara cuál es el papel de Sarkozy en relación con Colombia. Tan confundido al parecer con lo que ha ocurrido, como la mayoría de los colombianos, prefirió plantear solo dos hipótesis antes que arriesgarse con una explicación más categórica.

Por un lado, habló de la posibilidad de que el Presidente francés haya adoptado esta posición solo como resultado de su inexperiencia (?) y del oportunismo político al considerar que sería bien recibido en la opinión francesa el ‘jugársela’ con el caso de Ingrid, ante el carácter simbólico que el mismo ha adquirido en Francia entre muchos grupos de personas. Si esta fuera la realidad hablaría muy mal del señor Sarkozy y estaría poniendo en evidencia lo poco que le importa crear serios problemas en un país como el nuestro, con tal de conseguir algunos dividendos políticos de carácter local. El resultado sería nulo en cuanto a la liberación de secuestrados y, menos aún, en relación con la posibilidad de adelantar alguna aproximación a una solución negociada con las Farc.

La segunda hipótesis podría generar más esperanzas. Dice él: lo único que se sabe con certeza es que Sarkozy solicitó la liberación de Granda y que éste personaje ha viajado a Cuba con el beneplácito del secretariado de las Farc.

Así mismo, que éste grupo ha manifestado su agradecimiento con el Presidente francés por las gestiones realizadas. ¿Será posible, entonces, que se esté gestando un espacio de diálogo? ¿Que Granda haya recibido instrucciones que le permitan el comienzo de un diálogo y la exploración de opciones distintas al despeje de Pradera y Florida, posibilidad que luce imposible y que será solo un callejón sin salida de ser la única opción sobre la mesa? La tan mentada ‘razón de Estado’ a que hizo alusión el presidente Uribe hasta ahora no ha sido aclarada y, parece obvio, que la liberación de los guerrilleros presos a cambio de una alusión marginal al caso de Colombia por parte de los miembros del G-8 habría sido un gigantesco error si a eso se limitara todo.

El presidente Uribe ha demostrado con creces que es un hábil político y ojalá en este caso haya puesto toda su experiencia y habilidad en la búsqueda de soluciones de fondo. La obstinación e intransigencia de la guerrilla hace irreal pensar que podamos estar cerca de una solución negociada del conflicto pero, al menos, podríamos estar más cerca de una solución para que muchos de esos colombianos infamemente secuestrados puedan volver a sus hogares.

Ojalá la segunda hipótesis del profesor Pécaut sea la correcta y Sarkozy demuestre que no es un oportunista al que poco le importa la suerte de Colombia, sino que, efectivamente, está haciendo una contribución de fondo a la solución del repugnante caso de los secuestrados por la guerrilla.

Ex presidente de Asocaña .

"Ojalá la segunda hipótesis del profesor Pécaut sea la correcta y Sarkozy demuestre que no es un oportunista al que poco le importa la suerte de Colombia”.