Archivo

Invierta en un hotel, una opción con estrella

La inversión hotelera en Colombia, especialmente en Bogotá, se ha convertido en un excelente negocio para quienes están interesados en recibir buenas ganancias, al mismo tiempo que estas fluctúan de acuerdo con la ocupación del hotel.

25 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En este sector hay dos formas de invertir: la primera es por medio de las suites. El inversionista compra una y, además de poder ocuparla cuando desee, recibe un porcentaje de lo que gana mensualmente el hotel por alquilar su propiedad.

La segunda es a través de los derechos fiduciarios, que consiste en adquirir una parte del inmueble y recibir beneficios, dependiendo del porcentaje que se invirtió.

Por ejemplo, si usted compra 50 derechos en un hotel de 500, esto equivale al 10 por ciento de participación, por lo que se recibe el 10 por ciento de los rendimientos netos de operación del mismo (ganancias totales - gastos y costos).

Por eso, la principal razón para invertir en el sector hotelero en la capital es la gran demanda de habitaciones. Según María Carolina Orozco, experta en el tema, los estudios de la Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco) indican que la ocupación hotelera en la ciudad se incrementó en un 27 por ciento, entre el 2002 y el 2005. De acuerdo con los indicadores preliminares de la misma agremiación, para marzo del 2007, este índice llegó a 74,5.

El fragmento que más se ha incrementado en este sector es el relacionado con los negocios.

“Colombia es vista en este momento como un buen punto para los negocios, lo cual mejoraría con la aprobación del TLC.

“Además, Bogotá no está en capacidad de cubrir la gran demanda de habitaciones y de camas que requieren los extranjeros que visitan la ciudad para hacer negocios”, afirma Orozco.

De acuerdo con Proexport, las estadísticas del DAS indican que mientras en el 2002 ingresaron al país 566.764 extranjeros, en el 2005 lo hicieron 933.244.

En el 2004, los extranjeros representaron el 55,4 por ciento de los huéspedes de la ciudad: el 80 por ciento vino por negocios, frente al 11 por ciento que lo hizo por placer y al 9 por ciento que lo hizo para asistir a convenciones, según el informe anual de Cotelco de ese año.

En ello también ha influido el hecho de que el país ha mejorado los niveles de seguridad, teniendo en cuenta que el hecho de que se hayan ido superando problemas como el narcotráfico y el terrorismo ha hecho que los extranjeros vuelvan a confiar en Colombia, en especial en lo referente a los negocios, asegura la asesora.

Otro de los atractivos de este tipo de negocios es la exención al impuesto de renta, reglamentada por el Decreto 2755 de 2003, según el cual todas las ganancias que reciban los hoteles construidos desde el primero de enero del 2003 y hasta 15 años después quedarán libres de gravámenes durante 30 años.

Esto es muy llamativo, pues todos los dividendos quedan libres para quien los recibe.

Además, el inversionista no estaría pendiente de otros asuntos distintos a cómo va su inversión, pues lo que se refiere al mantenimiento del hotel depende exclusivamente del operador del mismo, contrario a lo que sucede cuando se compra una casa o un apartamento que se arriendan.

En ese caso, el propietario es quien debe estar vigilando que no deterioren su propiedad y que sus inquilinos sean puntuales con todos los pagos que les corresponden. Incluso, le toca pagar los respectivos impuestos.

POR QUÉ HACERLO El inversionista estaría pendiente solo de su inversión, pues el mantenimiento del hotel depende exclusivamente de su operador”.

Felipe Gámez, gerente constructor 72 Gran Hotel.

UNA DE LAS OPCIONES.

Un ejemplo de la tranquilidad de invertir en este tipo de negocios es 72 Gran Hotel.

Se requiere un capital de 34 millones de pesos por cada derecho fiduciario, lo que podría generar ganancias de al menos el 1 por ciento, según Felipe Gámez, gerente de proyecto.

Otro de los beneficios es el respaldo de la cadena hotelera Hilton (se llamará Bogotá Hilton).

Esto garantizará así un buen nivel de ocupación y de rentabilidad, ya que los clientes que lleguen a Bogotá seguramente se hospedarán allí.

Tendrá 245 suites.

Este modelo de inversión se creó pensando en los tratados de libre comercio y en los potenciales clientes que llegarán al país.