Archivo

FORO DEL LECTOR

25 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La justicia no puede ser un sueño .

Señor Director: Comparto lo expresado en su editorial ‘¿Colapso anunciado?’ (24-06-07). Ni justicia especial ni justicia simple habrá para los paramilitares detenidos, responsables del despojo y de masacres, mientras no se modifique la manera de tratarlos. Nadie entiende que se les permita comunicarse por celular con aquellos por medio de los cuales mantienen intactas sus maquinarias de poder y de miedo. Hay que aislarlos, como se ha hecho en gran parte con la guerrilla, para que reflexionen sobre lo malo que hicieron y acepten las penas. Y, muy especialmente, hay que obligarlos a devolver las tierritas que robaron a gentes indefensas. Si no hay penas ni devolución de lo robado, ni el presidente Uribe ni la Fiscalía podrán decir que hicieron bien la tarea.

Marino Barrero Albarracín Cali * * * * Señor Director: El proceso de paz con los narcoterroristas mal llamados Auc es una farsa.

La ley de ‘justicia y paz’ fue hecha por los abogados de los narcos para legalizar sus estructuras económicas y criminales. Todo lo que dice su editorial es verdad, pero nadie hace nada por corregirlo.

Rafael Martínez * * * * Señor Director: Justas, pero muy preocupantes, las consideraciones que hace su editorial por la lenta marcha de los procesos judiciales contra los jefes y mandos medios de los paramilitares. Hace tiempo se empezó a ver que la Fiscalía podría ser desbordada por la avalancha de investigaciones sobre los innumerables crímenes cometidos por esos supuestos ‘defensores’ de la sociedad contra los desmanes de la guerrilla. Pero el país no se puede resignar a que, al final, este negro capítulo de nuestra historia se salde con más impunidad. Como también lo dice el editorial, lo que se necesita son más recursos, más fiscales, más capacidad de gestión y más decisión del Gobierno para que las tan anheladas verdad, justicia y reparación no terminen siendo un sueño.

Hernando Martínez Largacha ¿El Polo quiere ser gueto? Señor Director: Lamentable la salida del senador Robledo al insistir que se mantenga cerrada la consulta del Polo Democrático para escoger el candidato a la Alcaldía de Bogotá. Los visos sectarios de su declaración contrastan con las progresistas intervenciones que le hemos visto en el Congreso. Y decepciona su postura porque se orienta a convertir al Polo en una especie de gueto.

Vale la pena preguntarle si el senador Samuel Moreno, de ganar la consulta excluyente, solo aceptará votos de los afiliados del Polo en las elecciones de octubre. No es lógico que los votos de los no afiliados sean indeseables en la consulta interna pero luego indispensables para ganar la Alcaldía. La tesis tiene poco de democrática, a la usanza de los antiguos movimientos de izquierda. Lástima, porque esas posiciones alejan de las urnas a los que creemos en lo mejor sin ataduras politiqueras ni burocráticas.

Ernesto Guerrero Matta Bogotá.

Injusticia con los gays Señor Director: El Congreso cometió una gran injusticia social al no aprobar la ley que amparaba los derechos patrimoniales de la comunidad gay en Colombia. Todo ser humano tiene derecho a un sostenimiento digno y a una vida protegida por la Constitución, sin importar su inclinación sexual.

Javier Hernández Mejía.

* * * * Señor Director: Como heterosexual y librepensadora, no me extraña que las decisiones políticas o jurídicas se tomen con criterios de fe cuestionada. A los nuevos cristianos se les olvida la cantidad de gays arrepentidos que abundan en sus iglesias.

Helena Manrique R.

No están todos los que son Señor Director: ¿Por qué una gran cantidad de colombianos se rasgan las vestiduras ante la conciliación del ‘Mico King Kong’ y piden que no olvidemos los nombres de los que intervinieron directamente en su redacción, pero poco o nada se dice del resto de ‘padres de la patria’ cuya aprobación y cuyo silencio mudo los convierte en cómplices? Jorge Enrique Méndez Segura.

* * * * Señor Director: Ojalá EL TIEMPO no abandone el tema del ‘supermico’ con el que el Congreso quiso ‘sacar de taquito’ a la Procuraduría General de la Nación como órgano constitucional encargado de vigilar la conducta de los parlamentarios. Hay que seguir insistiendo hasta que se haga realidad el anuncio del presidente Uribe de que vetará el inverosímil esperpento. Porque, a juzgar por las declaraciones del representante Silva Meche publicadas en su diario (24-06-07), sus promotores no se arrepienten y tratarán de sacarlo adelante.

Diego Henao Gómez.

El decálogo del conductor Señor Director: Estoy de acuerdo con su editorial ‘Conducirás bien tu carro’ (23-06-07), al calificar de ‘feliz iniciativa’ el decálogo del conductor divulgado por el Vaticano. Pero es bueno recordar que la mayoría, si no todas las prohibiciones y advertencias que aquel contiene, están contempladas en el Código Nacional de Tránsito. La diferencia es que éste sanciona los ‘pecados’ con multas y otros castigos, que parecen ser insuficientes para impedir que la muerte siga al volante. Ojalá los nuevos mandamientos de la Iglesia ayuden a frenarla.

Gustavo Ballesteros M. .

Los crímenes de las Farc Señor Director: Los colombianos no entendemos cómo los narcoterroristas de las Farc dicen ser el ejército del pueblo y lo que hacen es atentar contra las vidas de los más pobres. Ahora están ensañados con Buenaventura, colocando bombas y asesinando inocentes. También acaban de asesinar a una señora ganadera del Huila que tenían secuestrada. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar a estos criminales en nuestro país? La única verdad de estos carniceros es cuando dicen que están acabando con la pobreza: están matando a los pobres y por eso hay menos cada día.

Ricardo Cuervo Montenegro La Séptima y TransMilenio Señor Director: No estoy de acuerdo con la columna de Jacques Mosseri titulada ‘Peñalosa y TransMilenio’ (23-06-07). El autor critica la idea de implementar TransMilenio en la carrera Séptima con expresiones sin sustento, como la “importancia y prioridad” de la vía (supongo que histórica), y evade el verdadero problema diciendo que hay otras troncales mejores por construir.

Tampoco brinda alguna solución para el caos del transporte en la Séptima.

Pues si se quiere retomar esa importancia histórica que él anhela, es prioritario resolver ese caos. Lo que se haga en otras vías no va a ser la solución para la mencionada carrera.

Daniel Flórez Linero