Archivo

REFLEXIÓN

24 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La traición no triunfa nunca. ¿Por qué? Porque si triunfa nadie la llama ya traición. JAMES HARRINGTON