Archivo

Diseños modernos y... ¡al pelo!

Ir al salón de belleza es, hoy en día, un ritual que incluye –además de la estética personal– la adecuación de espacios confortables que inviten a los asistentes a sentirse como en casa.

23 de junio 2007 , 12:00 a.m.

“Y es que en un mundo que cambia vertiginosamente esta es la mejor forma de lograr que los clientes vuelvan y se queden durante el mayor tiempo posible”, comenta Filippo Cabassi, gerente de exportaciones del grupo Maletti, líder mundial en arquitectura de muebles y salones de belleza.

Según Cabassi, quien asistió al congreso internacional de Kérastase sobre el tema, en los centros dedicados al confort es necesario obtener la máxima confianza y esto se logra apoyándose en un buen diseño, inspirándose en las cosas que se tienen en casa y que invitan a la relajación.

“Y aunque la competitividad y la globalización han unificado el diseño, y los puntos de venta de las multinacionales tienen características similares (olor, muebles, vitrinas, etc.), definitivamente no pueden ser iguales, básicamente porque las personas actúan diferente según el punto geográfico.

“Aun así es básico mantener la identidad y producir las mismas sensaciones”, asegura Jorge Camacho, especialista en iluminación y diseño comercial, quien también asistió al evento que reunió a estilistas latinoamericanos.

La relación producto espacio también fue tema de análisis. “Las marcas de lujo ofrecen, más que un producto, un estilo de vida y los clientes los compran por calidad pero también porque les dan identidad.

“Eso –precisamente– se debe reflejar en cada espacio”, agregó Marcelo Fuentes, director de productos profesionales de L’Oréal, quien insiste en que el lujo es un factor de diferenciación que también traza tendencias”.

En ese sentido están los salones de belleza del futuro cuyo mobiliario sobresale por las piezas de líneas muy modernas que no abandonan lo clásico.

Hay mucho blanco y formas cúbicas que evocan los años 50 (ver tabulado).

- Arquitectura comercial, entre líneas...

“En unos años, las compras tal y como las conocemos desaparecerán pues en internet se encuentra todo y con mayor detalle que en un almacén. Los almacenes y los centros comerciales están destinados a convertirse en un paseo y una diversión familiar”, Jorge Camacho, diseñador industrial.

Ahora los consumidores no son impulsivos ni se mantienen cautivos. Están más informados, son más inteligentes, exigentes y cautos; tienen mayor cuidado con su dinero. Por eso los diseñadores debemos cuidarnos de diseñar para ellos y no para nosotros mismos”.

La única constante que funciona en el diseño es el cambio. Pero, cuidado, no es cambiar por cambiar sino hacerlo cuando sea necesario.

“El futuro del diseño está, definitivamente, en el gran poder de la seducción… ”, dicen los expertos.

- CONSEJOS DE LOS EXPERTOS Espacios pequeños. Se debe intensificar la iluminación para que ‘amplíe’ visualmente, también es bueno tener luces perimetrales para reflejar la luz en texturas brillantes (de color blanco o muy claro). Entre mayor sea la altura es mejor pues la amplitud da sensación de tranquilidad. Los techos bajos ‘oprimen’. Otro truco puede ser pintar el techo del color similar al azul cielo.

Espacios amplios. Vital crear divisiones visuales pues nadie quiere caminar más de lo necesario. Para ello se pueden usar luces o romper la monotonía del color con un tono que indique a dónde ir.

Iluminación. Hay bombillos que mezclan las luces incandescentes con las fluorescentes para lograr un tono muy similar a la luz del sol para no variar los colores reales.

Materiales. La tendencia va a combinar muebles según el gusto de cada persona pero están muy de moda las maderas junto a los aceros inoxidables.

Así mismo, en Colombia está ‘in’ usar las artesanías con fibras naturales y alto diseño pero sin perder el estilo globalizado.

Estilos. El minimalismo se ha desvirtuado, ya que no es solo dejar de poner sino poner lo necesario en el lugar indicado.

El color se apropia del espacio, le da personalidad y establece una identidad. Las líneas verticales y diagonales dan carácter y las horizontales equilibran.

- ¿qué busca? Cada marca de lujo busca que el diseño arquitectónico le entregue un objetivo específico para todos sus locales en el mundo y así lo demuestran en cada uno: Dior. La reconocida marca presente en 101 países exige transmitir elegancia, un nivel muy alto y lujo.

Usan muchos espejos de agua y cortinas blancas para el área VIP.

Apple se caracteriza por un estilo moderno, tecnológico y muy futurista.

Armani, por su parte, solo se define en una palabra: elegancia en su máxima expresión.