Archivo

Porcelanato, un acabado que gana más adeptos entre decoradores y usuarios

¿Cuál es el encanto de este nombre italiano que se convirtió en sinónimo de calidad? Más duración y menores reclamos, dos conceptos que hace felices tanto a compradores como a vendedores.

23 de junio 2007 , 12:00 a.m.

.

Pero en realidad hasta dónde llegan las bondades y las limitaciones de este acabado que, cada vez, se busca más.

Claisson Costa, gerente de exportaciones de la marca brasilera Itagres, y Susana Martínez, directora de proyectos inmobiliarios de Atmósferas, hablan del tema.

¿Cuál es la diferencia entre cerámica y porcelanato? La porosidad del material, la capacidad de absorber agua; la cerámica absorbe entre el 5 y el 10 por ciento y el porcelanato no sobrepasa el 0,5 por ciento, es decir, prácticamente nada. Esto se refleja en una mayor dureza que lo hace resistente, por ejemplo, a la caída de muebles y objetos.

Esto sucede porque la pasta que forma las baldosas está hecha con partículas más finas que, al comprimirse con mayor tecnología, hacen una mezcla más compacta que –después de instalada– no aumenta ni disminuye de tamaño por factores climáticos como la temperatura, la humedad o la lluvia.

Algo similar sucede con el esmalte que lo recubre, que por su calidad prolonga la vida útil de la baldosa.

¿Es cierto que no se mancha ni se raya? El ‘gancho’ inicial del porcelanato era su brillo intenso y liso pero tenía el inconveniente de que se manchaba porquecarecía de una película que recubriera la pieza (el brillo se obtenía puliendo la mezcla seca).

A finales de los 80 llegaron las baldosas con esmalte (elemento que permite ‘estampar’ dibujos que imitan las piedras, metales e, incluso, tejidos de fibras naturales).

En Latinoamérica se sigue prefiriendo el porcelanato brillante, que en algunos casos se produce sin esmalte. Es vital asegurarse de que tenga esmaltado.

¿El porcelanato se desgasta? Físicamente no, pero sí hay leve desgaste ‘visual’ porque se aprecia una variación en el brillo de colores oscuros a un metro de distancia. Por eso los brillantes no son recomendables para zonas con alto tráfico, mejor mate o satinado.

¿Requiere una ‘pega’ especial? Sí. La mezcla de mortero de cemento y arena tiene una adherencia mecánica, que no sirve para el porcelanato pues –como prácticamente no tiene porosidad– no puede penetrar el agua que contiene los elementos (aluminosilicatos, trisilicatos y demás).

Para conseguir una buena adherencia es recomendable utilizar una mezcla con látex y cada fabricante ofrece la mejor según las condiciones técnicas de su producto. Esta es más costosa que la ‘pega’ tradicional.

¿Por qué hay maestros que cobran más por instalarlo? A la gente no le gustan las ‘juntas’ (esos espacios entre una baldosa y otra) y con este material es posible dejarlas muy pequeñas (2 milímetros) pero entre más unidas las piezas hay que cuidar más la instalación.

Además, como las baldosas llegan más grandes y más irregulares, requiere de más esfuerzo y delicadeza pues las lozas son pesadas y se pueden desportillar.

ingmor@eltiempo.com.co