Archivo

Oferta de trabajadores triplica las vacantes

Entre el 2002 y el 2006, 2'054.392 personas se inscribieron en el Servicio Público de Empleo (SPE) del Sena con el ánimo de llenar las vacantes reportadas por las empresas a través de ese mismo medio. (VER GRAFICOS)

22 de junio 2007 , 12:00 a.m.

No obstante, los puestos de trabajo disponibles eran apenas 718.818, que equivalen al 35 por ciento del total de personas registradas en el SPE.

Dicho de otra manera, la oferta de trabajadores superó 2,8 veces la demanda empresarial.

El SPE, como lo define el Sena, entidad que ayer cumplió 50 años de creado, es un medio que permite el contacto entre los buscadores de empleo y empresarios con el fin de facilitar la vinculación laboral y mejorar la utilización del talento humano, ofreciendo además instrumentos de capacitación y orientación laboral para todas las franjas de la población más vulnerable al desempleo.

Pero si la oferta rebasa con creces las necesidades laborales del empresariado, concretar las aspiraciones de quienes están tras un puesto de trabajo del cual derivar ingresos para ellos y sus familias no es tan fácil especialmente para quienes tienen bajos niveles educativos.

De acuerdo con la información suministrada por el SPE del Sena, a pesar de existir en el periodo mencionado 718.818 vacantes y más de 2 millones de trabajadores dispuestos a llenarlas, apenas 337.110 lograron este objetivo, es decir, un escaso 16,4 por ciento del total de inscritos. Menos de la mitad de las plazas ofrecidas.

En un trabajo preliminar realizado hace dos años por el entonces coordinador del Observatorio Laboral y Ocupacional Colombiano, Jairo Baquero, se concluye que las personas con educación primaria reducen en gran medida la posibilidad de colocarse, mientras que la educación media es un elemento importante para lograr el enganche.

Lo anterior, señala Baquero, probaría que a mayor educación aumenta la posibilidad de colocarse, lo que está en línea con lo que se afirma de tiempo atrás sobre el determinante educativo en la consecución de un empleo.

El estudio de Baquero se hizo con una muestra de 15.742 personas de las 73.807 inscritas en el Servicio Público de Empleo del Sena Regional Bogotá entre enero y septiembre del 2004.

Según los reportes del Dane, al finalizar el 2006 había 2'352.000 desocupados en todo el país - 180.000 más que en diciembre del 2005-, para una tasa de desempleo de 11,8 por ciento que venía en ascenso desde octubre.

¿A qué se debe, entonces, que a pesar de una abundante oferta de mano de obra calificada y no calificada y de la presencia de una alta tasa de desocupación los pocos empleos disponibles no logren ser ocupados, por lo menos con los candidatos inscritos en el SPE del Sena? Una primera respuesta general es que la estructura del aparato productivo colombiano requiere mano de obra, talento humano, fuerza de trabajo, con determinadas características, conocimientos, formación, habilidades, aptitudes y actitudes que no siempre están presentes en los trabajadores, lo cual genera un desfase entre la oferta y la demanda laboral.

El Observatorio Laboral y Ocupacional Colombiano del Sena describe la situación a través de las ocupaciones según su dinámica en el mercado laboral organizadas de acuerdo con un grupo de definiciones (ver Las ocupaciones y dinámica laboral).

La directora de Empleo de la entidad, Edith Olivera, explica de manera sencilla lo que sucede: el perfil de los aspirantes no siempre coincide con el del puesto de trabajo disponible. Por lo tanto, hay que ir más allá de corroborar el desfase y ofrecerles, entre otras, alternativas de capacitación y formación a los trabajadores que no han podido engancharse (ver Camino al enganche).

CAMINO AL ENGANCHE El Sena presta los siguientes servicios en todas sus regionales sin costo para trabajadores y empresas, enfatizó la directora de Empleo, Edith Olivera: - Intermediación laboral: facilita la interacción entre la oferta y la demanda laboral para contribuir a la reducción del desempleo. Los candidatos se inscriben en los centros del Sena o a través de su página WEB, al igual que las demandas de los empresarios.

- Orientación ocupacional: proporciona ayuda individualizada o colectiva a través de talleres de orientación, actualización o reconversión y sobre mecanismos y estrategias que facilitan tanto la búsqueda de empleo, como de personas para ocupar puestos vacantes en las empresas.

- Capacitación ocupacional: capacita para el trabajo a través de cursos cortos en los centros de formación del Sena, que habilitan rápidamente a trabajadores o buscadores de empleo para el desempeño de funciones que el mercado laboral demanda.

¿Crecimiento sin generar empleo? La del Sena es una respuesta que aunque válida para resolver miles de casos puntuales de desocupación no soluciona el problema de fondo del desempleo que agobia a más de 2 millones de colombianos: la economía no crece a un ritmo alto y sostenido suficiente para absorber a los que han perdido su empleo y a los más de 300.000 nuevos trabajadores que cada año salen al mercado laboral a ofrecer sus servicios.

Y ese crecimiento, que en los últimos años ha estado por encima del 5 por ciento, es el reflejo de la inversión que hacen las empresas tanto para renovar equipos y plantas de producción como para ampliar la capacidad productiva de estas.

No obstante, altos volúmenes de inversión y de crecimiento del PIB no significan necesariamente elevadas tasas de creación de empleos como se ha venido evidenciando en el país en el inmediato pasado, pues como lo recuerda José Leibovich, investigador del Crece, el crecimiento económico puede darse con distintas combinaciones en el uso de los factores productivos: capital y trabajo.

El uso creciente del capital con innovación tecnológica incorporada, agrega, puede generar importantes incrementos en la productividad del trabajo. El resultado será un crecimiento económico dinámico con generación de empleo de mediana y alta calificación complementarios al capital.

Leibovich advierte que si en la oferta de trabajo -por ejemplo, los inscritos en el SPE del Sena- escasea el personal con esas calificaciones, los frutos directos del crecimiento se revertirán a los poseedores del capital y del capital humano, quedando mucha gente desempleada, en la informalidad y en la pobreza.

Por el contrario, continúa, si el crecimiento se da con un uso creciente de trabajo de baja calificación, el crecimiento no será dinámico y la productividad del trabajo se estancará. Los frutos directos del crecimiento modesto se revertirán a la masa de ocupados.

La conclusión obvia es que lo que se requiere es un crecimiento económico dinámico apalancado en una oferta de trabajo caracterizada, en su totalidad o en su inmensa mayoría, por una alta calificación laboral. Y el Sena puede contribuir a este propósito.

30,2 por ciento de los inscritos en el SPE en el 2005 tenían entre 20 y 24 años de edad. Con 21,7 por ciento, el segundo mayor grupo fue el de personas menores de 19 años de edad.

LAS OCUPACIONES Y LA DINAMICA LABORAL En el mercado laboral se presentan las siguientes situaciones esquematizadas por el Sena, así: 1. Muchos candidatos-muchas vacantes: son aquellas en las cuales tanto la oferta (personas) como la demanda (puestos de trabajo disponibles en las empresas) son promisorias y, por lo tanto, son aconsejables sobre todo para que las personas de esas áreas o campos profesionales se inclinen a buscar empleo.

2. Pocos candidatos-muchas vacantes: (Ocupaciones Dinámicas en Demanda): las que ofrecen oportunidades en el mercado laboral y para las cuales hay menos personas que puestos de trabajo; presentan por ello, buenas oportunidades para quienes estando interesados en buscar empleo y perteneciendo al mismo campo profesional logren insertarse en el mercado laboral, es decir, conseguir el empleo.

3. Muchos candidatos-pocas vacantes: (Ocupaciones Dinámicas en Oferta): aquellas en las cuales las oportunidades de empleo son escasas en comparación con el número de personas que aspiran a ellas.

4. Pocos candidatos-pocas vacantes: (Ocupaciones Poco Dinámicas): no obstante haber personas interesadas en los puestos de trabajo y puestos de trabajo para ellas, estas no son promisorias en comparación con otras ocupaciones del mismo campo o área profesional