Archivo

Duro golpe a ‘muros de la infamia’

Por degradar al ser humano, atentar contra la paz y no resarcir los derechos de los niños víctimas de abuso sexual, el juez 54 penal del circuito falló una acción de tutela en contra de los ‘muros de la infamia’, que pretenden que los rostros y datos de los condenados por abuso sexual infantil en Bogotá sean exhibidos en vallas públicas.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Los muros fueron aprobados por el Concejo de Bogotá, el 30 de abril de este año, mediante un acuerdo que fue sancionado por el alcalde mayor, Luis Eduardo Garzón, el pasado 8 de mayo.

En ese momento, el acuerdo recibió el apoyo de la Alcaldía, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y el Procurador General, entre otros.

Pero tuvo la oposición de distintos constitucionalistas, la Veedora Distrital e incluso de reconocidos activistas de los derechos de los niños.

El abogado penalista Darío Bazanni precisó que el fallo del juez 54 penal del circuito solo cobija a la persona que lo interpuso: un ciudadano condenado a 108 meses de prisión en el 2004 por abuso de menores, que alegó que las vallas iban a violar varios de sus derechos fundamentales, como la dignidad y el buen nombre.

La tutela sienta un precedente importante que podría alentar a acciones de tutela similares de otros abusadores de menores ya condenados.

EL TIEMPO dialogó ayer con el juez Raúl Acero, autor del fallo, quien dijo que éste ya fue apelado y que ahora está en manos del juez primero Penal del Circuito.

Según Bazanni, la decisión puede pasar posteriormente al Tribunal de Cundinamarca, y ya en esa instancia puede ser tomado (aunque no es obligatorio) por la Corte Constitucional.

En total, a la fecha hay 31 acciones de tutela contra este acuerdo del Concejo, informó ayer Gilma Jiménez, autora del mismo.

Pero la concejal se mostró optimista sobre el futuro de los muros al señalar: “Esperamos que llegue a la Corte Constitucional y que allí se tenga en cuenta el artículo que da prevalencia a los derechos de los niños”.

Sin embargo, el fallo ya se adelanta a esa consideración e indica: “La prevalencia de los derechos de los niños no implica la abolición de los derechos de los demás”.

En este punto, Bazanni agrega: “Bajo esa lógica los que atenten contra los derechos de los niños podrían ser sometidos a la pena de muerte, pese a que hay una prohibición expresa en la Constitución. Los derechos de los niños no pueden verse fuera de contexto”.

A los argumentos en contra de los ‘muros’, el fallo agrega la falta de medición del impacto del proyecto y el espectáculo grotesco y poco decoroso que generaría en una ciudad con altísimos índices de violencia.

La discusión apenas comienza y a las partes, en favor y en contra, les quedan varios rounds pendientes.

Expertos como el ex procurador Jaime Bernal Cuéllar ya habían advertido de la “inconstitucionalidad” del acuerdo y de las tutelas que iban a ser instauradas en su contra.

ARGUMENTOS EN CONTRA .

La ley no contempla una sanción social. El violador condenado paga una pena de cárcel y no debe ser doblemente sancionado. El ‘muro de la infamia’ se convierte en una pena adicional que no está contemplada por la legislación.

Ser expuesto en vallas públicas podría generar estigmatización. Esto puede incrementar el odio y evitar que el condenado se rehabilite socialmente.

Con la exposición pública se corre el riesgo de que los familiares de las víctimas asuman una posición violenta frente a él. Esto puede fomentar la acción de grupos de limpieza social.

Publicar las fotos de los violadores es admitir la inoperancia de la justicia. Este hecho, además, viola el derecho al buen nombre.

5 .

El promedio de niños que son abusados sexualmente a diario en la ciudad, según datos de la Fiscalía. Hasta el pasado 30 de abril, iban 173 personas capturadas por violación en general. Con la nueva Ley de Infancia, alguien que viole a un menor paga 25 años de cárcel.

ARGUMENTOS A FAVOR DE LOS MUROS.

La prioridad debe ser la protección de los niños. El porcentaje de reincidencia entre los pedófilos es muy alto y por eso se busca alertar a los ciudadanos, para que protejan a los menores.

Las vallas ayudarían a concientizar a la sociedad sobre la necesidad de proteger a los niños, personas totalmente indefensas.

Aunque la medida de las vallas pueda parecer drástica, la sanción social es muy importante, más si se tiene en cuenta que el 80 por ciento de las agresiones sexuales a menores son cometidas por personas cercanas a la víctima.

El daño al violador y a su familia que causarían las vallas no tiene comparación con el daño que ha causado a los menores de los que han abusado y a sus familias.

DOS VISIONES.

‘‘ Confío en que los jueces van a entender la importancia de defender a los niños”.

Elvira Forero, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.