Archivo

‘Criticable sería no modernizarnos’

Con tecnología de punta, nuevos programas, convenios con empresas y universidades (algunas internacionales) y el propósito de sintonizar a sus estudiantes con la era de la globalización, el Sena celebra sus 50 años de creado.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Al mando de la institución está desde hace cuatro años y medio Darío Montoya. “Estoy desde que comenzó el gobierno del presidente Álvaro Uribe y me gustaría acompañarlo hasta el final”, dice el hombre al que le ha tocado dar un salto con esta institución.

¿Cómo han pasado de formar personas capaces en un oficio a técnicos idóneos para el mundo laboral de hoy? Una de las ventajas de estar atrás es que uno puede pasar de la cola a la punta y decidirse por estar a la vanguardia de las tecnologías. El Sena ha querido ponerse a tono con la tecnología de punta y con nuevas metodologías de enseñanza. Hoy fomentamos la clase no solo como concepto de aprendizaje, con profesores y pupitres, sino como un concepto abierto, flexible y universal del aprendizaje, donde es fundamental el trabajo en equipo entre los mismos estudiantes, utilizando trabajo en línea, accesos remotos, medios virtuales, bibliotecas digitales y software.

¿Un concepto diferente al que dio origen al Sena? El principio es el mismo y ese es el compromiso de siempre: brindarles a los jóvenes de escasos recursos esa posibilidad de hacer la diferencia gracias a su capacitación en un programa del Sena. Es luchar por la equidad social y contra la pobreza. Lo que pasa es que hoy tenemos más herramientas, nuevos retos y más posibilidades.

¿Por ejemplo? Tenemos convenios con multinacionales, programas marchando con más de 1.000 alcaldías, enviamos aprendices a Israel, Francia, España y próximamente a Estados Unidos, gracias a un convenio con el Masachusets Community College; 61 de nuestros instructores sacarán próximamente su doctorado; vamos a invertir mas de 90 millones de dólares en darle a la institución la más completa banda ancha que nos permitirá estar conectados a Internet las 24 horas del día.

Dicen que tanta cobertura y la reducción en el tiempo de los programas atentan contra su calidad, .

¿qué piensa? La calidad de un programa siempre está en riesgo, especialmente si uno no está dispuesto a cambiarlo para ajustarlo a la nueva realidad. El problema no es si los programas duran tres o cinco años, eso es muestra de ignorancia, lo que debería ser importante es si sus contenidos están ajustados a los retos de un mundo laboral cambiante y tecnificado. En el Sena corremos el riesgo de que si no hacemos estos cambios de verdad nuestros programas empiecen a ser malos. Así que independientemente de la crítica, lo que nos mueve es el interés porque los muchachos adquieran las competencias que exigen hoy las empresas que, además, están cambiando todos los días.

¿Qué retos pendientes tiene entonces con el Sena? El primero, una ambición que ya va andando de crear redes formidables de internacionalización, a través de relaciones globales con instituciones de múltiples países entre los que están, además de los mencionados, Alemania, Japón y Austria, que les den un mundo a nuestros jóvenes.

También insistimos en ese factor fundamental de ser útiles, oportunos y pertinentes para el país. Para que el Sena se convierta en la herramienta más formidable del estado colombiano, lograr la equidad y luchar contra la pobreza. También buscamos la presencia del Sena en todos los municipios de Colombia, algo que estamos logrando, pero que sabemos tiene que crecer en algunos lugares.