Archivo

Preferencias, en manos de un senador

Con tranquilidad recibieron los exportadores colombianos el anuncio del aplazamiento del debate sobre la ampliación de las preferencias arancelarias para los países andinos (Atpdea) en el Congreso de Estados Unidos.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La iniciativa se iba a analizar ayer en una comisión conjunta del Comité de Medios y Arbitrios –en la Cámara de Representantes– y el Comité de Finanzas del Senado. Charles Rangel, quien preside el Comité de Medios y Arbitrios, anunció a mitad de la mañana que el análisis de esta iniciativa se aplazaba.

“Hemos decidido postergar el debate sobre la ley para extender las preferencias comerciales para los países andinos, a la espera de que se resuelvan importantes asuntos con el Comité de Finanzas del Senado”, dijo Rangel, quien previamente se había reunido con el republicano Jim McCrery.

El objetivo principal de la reunión era convencer al senador republicano Chuck Grassley, quien hasta el momento no acepta que la prórroga de las preferencias sea de dos años ni que se le dé a Ecuador y Bolivia, pues solo Perú y Colombia tienen tratados de libre comercio (TLC) ya negociados con Estados Unidos.

En el resto de congresistas demócratas y republicanos de las comisiones que tienen que ver con el tema ya hay acuerdo de que se extienda por dos años y se incluya a Ecuador y Bolivia.

Inicialmente los republicanos pedían solamente un año, pues consideran que eso presionaría la discusión y aprobación de los TLC pendientes de Colombia y Perú.

De acuerdo con empresarios colombianos que siguen de cerca este tema, ayer el representante Rangel dijo estar dispuesto a ceder en el asunto del plazo con el fin de asegurar el acuerdo para votar la prórroga de Atpdea antes del 29 de junio próximo, último día hábil para que el gobierno de Estados Unidos sancione esta ley.

Mientras Rangel, del partido demócrata, presentó una iniciativa que plantea su ampliación por dos años, los republicanos consideran que el plazo prudencial debería ser un año. El martes pasado debía realizarse una reunión entre Charles Rangel y Grassley, líder de la minoría en el Comité de Finanzas del Senado, que se programó nuevamente para ayer.

Algunos funcionarios colombianos confían en que el acuerdo se dé hoy o a más tardar este fin de semana, para que la aprobación del Atpdea se dé la próxima semana, una vez esté listo el consenso sobre sus términos.

Para Guillermo Valencia, presidente de Industrias El Cid –una de las principales exportadoras de confecciones a Estados Unidos– este aplazamiento debe interpretarse como una buena señal de que los dos partidos buscan consensos frente a Atpdea, que podrían de paso beneficiar la aprobación del TLC.

El presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, coincide con esta apreciación pues señala que ampliar por dos años el Atpdea podría dar una mala señal sobre el futuro de la discusión del TLC con Colombia en el Congreso estadounidense.

El presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, expresó su confianza sobre la pronta ratificación del Atpdea en el Congreso de Estados Unidos.

Las preferencias vencen el próximo 30 de junio. Para Villegas, no debe haber temores sobre su aprobación porque existe consenso entre demócratas y republicanos sobre la importancia de seguir apoyando a los países andinos y por esta razón el aplazamiento de la aprobación de Atpdea no debe generar ningún tipo de preocupaciones.

9 días de vida les quedan a las preferencias arancelarias de Estados Unidos a los países andinos. Congresistas en Washington trabajan contrarreloj para extenderlas.

Revivirían Cert para exportar .

Gobierno y empresarios mantenían ayer reuniones al más alto nivel para analizar la posibilidad de revivir el Certificado de Reembolso Tributario (Cert) para atenuar las difíciles condiciones que enfrentan los exportadores industriales por efectos de la revaluación del peso. En horas de la mañana los ministros de Comercio, Luis Guillermo Plata y de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, se reunieron con técnicos de temas arancelarios y de comercio exterior para analizar la viabilidad de la medida.

En principio se habla de que para el Cert se tomará una parte de los 100.000 millones de pesos que el Ministerio de Hacienda asignó al Ministerio de Comercio para financiar las ayudas a los industriales afectados por la revaluación del peso. También se supo que el nivel de reembolso sería del 4 por ciento, es decir que a los exportadores se les reembolsarían 4 pesos por cada 100 pesos que exporten.